TRAS LAS HUELLAS DE DALÍ

0
143

Para las inquietudes más viajeras, aquellas que quieran profundizar en la vida más íntima de Dalí, pueden aprovechar la exposición que se celebra en Madrid, repasarla en estas mismas páginas,o seguir el rastro del artista en el Ampurdán durante tres días, empezando por Port en Port Lligat, pegado a Cadaqués, donde el genio tuvo su residencia junto al mar; continuar por Púbol, donde se alza el castillo y mausoleo de su amada Gala, y terminar en Figueres, visitando el teatro-museo que acoge gran parte de su obra y su tumba. La Casa-Museo Salvador Dalí de Port Lligat está en este núcleo de población perteneciente a Cadaqués. En el Bajo Ampurdán nos adentrarnos al corazón de l’Empordanet, con municipios que se mantienen a salvo de la especulación inmobiliaria como Monells, Madremanya o Púbol. Finalmente visitar Figueras con el excelente Teatro Museo de Dalí, donde se encuentran algunas de sus magníficas obras y descansan sus restos. Durante los trabajos de adecuación del teatro, tras un incendio, Dalí se alojaba en el hotel Durán, en la habitación 102, y comía en su restaurante, otro lugar imprescindible que sus dueños mantienen lleno de recuerdos del genial pintor.

Compartir
Artículo anteriorSUPERVISORAS
Artículo siguienteCóRDOBA: UN VIAJE POR SU HISTORIA
Eva Celada
Nací en Palencia en 1958. Estudié Derecho aunque lo dejé en Tercero. Escribo desde que era una niña: me encantan las palabras… también la cocina y, sobre todo, comer bien. Soy optimista y alegre, trabajadora e inquieta. Tengo algunos sueños, pero vivo con pasión el día a día.