Versos por sonrisas

0
164

Este verso escogido de Mario Benedetti lo recita todas las semanas Daniel Cerrato, técnico de animación socio cultural (Tasoc) en Ballesol Mirasierra para comenzar las “sobremesas poéticas” junto a los residentes. Dª. Cristina Fernández ya ha escogido su poema: “Ya llegó la primavera, cargada de grandes emociones, los jardines se visten de flores, y de amores muchos corazones…”. Este bello fragmento literario es parte del libro, “Versos por sonrisas”, escrito por cincuenta residentes, familiares y profesionales de Ballesol Mirasierra, cuya recaudación íntegra por su venta irá destinado a ayudar a los niños enfermos de cáncer de la Fundación Aladina. A ella le gusta escribir y leer para transmitir su estado “romántico, enamorado y sobre todo feliz”, algo que reitera con sinceridad cuando piensa que sus palabras pueden ayudar a los más necesitados. A sus nueve sobrinos va dedicado el poema “La Primavera”, uno de los muchos que un pequeño cuaderno guarda en la mesilla de su habitación casi desde el primer día que llegó a Ballesol Mirasierra, hace ya dos años.
A su lado está D. Julián Gil, que comparte el mismo gusto poético por la figura del poeta salmantino José María Gabriel y Galán, al que alude con dos versos – “Toda ciudad es dichosa, si tiene historia gloriosa”- para recitar de memoria su poema: “Amo haber nacido, tener mi familia hermosa, tres hijas, cuatro nietas, que es lo mejor que hacer he podido”. Lo importante, dice, es que “de verdad podamos cambiar los versos por sonrisas, y la felicidad se pueda repartir de una manera más justa”. Sus líneas más sentidas van dedicadas a su mujer, “a la que escribía poemas sobre Trujillo”, a sus hijas y nietas.
En este libro no sólo hay poemas, también recuerdos, inquietudes, reflexiones, que entre residentes, familiares y profesionales de Ballesol Mirasierra han convertido en confidencias para un lector sensible, comprometido, solidario… A Dª. Rosario Reparaz le encanta escuchar a los demás residentes declamar y narrar historias. La suya está susurrada al oído: “Si juntas perros y gatos empezamos a entendernos, podemos salir a pasearlos, podemos divertirnos al tenerlos”. Sus protagonistas son reales porque un día Thor y Colie llenaron su vida de sonrisas y sentimientos. Su aportación literaria es mucho más que un homenaje a ellos. “Recordar es volver a vivir”, coinciden los tres residentes, que tampoco se olvidan de todos los que han hecho posible “este sueño de palabras y sentimientos” no sólo en Ballesol Mirasierra, sino también de Ballesol Alcobendas, que ha contribuido con el poema ganador del I Concurso de Poesía Positiva, que tiene por título “Vivir viendo en soñar”.RESIDENTES-Y-POETAS-(I)

SOBREMESAS LITERARIAS

La idea de crear poesía para mejorar la autoestima, la calidad de vida, las relaciones sociales… surgió hace más de dos años. Daniel Cerrato, TASOC en Ballesol Mirasierra, recuerda los inicios: “La emoción y felicidad con la que los residentes recibieron a la poetisa Sagrario López en los talleres literarios nos convenció para crear el I concurso de Poesía Positiva de Ballesol Mirasierra”. Las sobremesas literarias se fueron alargando, la sensibilidad participativa llegó a muchos otros residentes, familiares y profesionales de Ballesol Mirasierra.

Los objetivos:

  • Recuperar el disfrute por la poesía.
  • Desarrollar  la creatividad literaria.
  • Cooperar con otros compañeros/as del centro por un objetivo común.
  • Sentirse reconocidos por su vida actual y pasada (muchos poemas son de recuerdo o agradecimiento por cosas positivas de su vida).
  • Poner el énfasis en los aspectos positivos de este momento vital.

Resultados/Beneficios  para los residentes:

  • Participación en la sociedad, con este tipo de iniciativas se devuelve la “voz” a las personas mayores.
  • Desarrollar el compromiso solidario, el “salir de sí mismo” para centrarse en las necesidades de otras personas.
  • Recibir un reconocimiento de su propia vida y labor, tanto pasada como presente.
  • Vivir como personas valiosas, con una doble vertiente: tienen valores a aportar, y que lo que aportan genera un valor material que contribuye a mejorar la vida de otras personas.
  • En palabras de Gabriel Celaya, todavía, -y por siempre- “la poesía, es un “arma cargada de futuro”, y ese futuro, sin duda alguna, tiene rostro de persona mayor y manitas de niño. Ballesol Mirasierra y Fundación Aladina, unidos nuevamente por la fuerza de la solidaridad.
Compartir
Artículo anteriorENFERMERAS, DOMADORES, EGIPICIOS… DE CARNAVAL
Artículo siguienteEl sentido de Las emociones
Miguel Núñez Bello
Miguel Núñez es un periodista español que ha desarrollado su trayectoria profesional principalmente en prensa escrita y televisión. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó trabajando en Medios Escritos como La AGENCIA MENCHETA, Diario MARCA y LA RAZÓN. Durante su etapa en televisión ha dirigido los servicios informativos de 8MADRIDTV. En la actualidad colabora con las publicaciones del IMSERSO y es redactor jefe en la revista BALLESOL. En 2012, con motivo del Año Europeo de Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional, recibió el tercer Premio europeo de Periodismo escrito.