DALÍ

0
177

Todas las sugestiones poéticas y todas las posibilidades plásticas

DALí CON DALí

Está claro: ante un cuadro de Dalí se vive una experiencia. Los adjetivos con los que la vivamos son innumerables y dependen de cada uno de nosotros, pero la actividad de la experiencia, desnuda o vestida, está asegurada; igualmente, cuando se lee uno de sus libros, por ejemplo, “Los cornudos del viejo arte moderno”. ¿Por qué no se puede tan solo ir a visitar a Dalí flaneando, es decir, paseando por entre sus obras o entre sus frases, sin pensar, observando con gusto y ligereza lo que nos salga al paso, picoteando aquí y allá con las manos en los bolsillos, con la memoria quieta y la imaginación y el pensamiento metidos en la caja de la calma? Pues porque lo pintado y lo escrito nos lo impiden. Nos lo impiden los óleos y dibujos que siguen su gran método Paranóico-Crítico y nos lo impide, en el caso de sus escritos, la agudeza sin pelos en la lengua de su inteligencia y su cultura, y la frescura y seguridad de su criterio.

ÉL ERA MODERNO

De manera que vivir la exposición que ahora muestra el Centro de Arte Reina Sofía, “Dalí, todas las sugestiones poéticas y todas las posibilidades plásticas”, con sus doscientas obras, treinta de ellas por primera vez en España, sus manuscritos, documentos, filmaciones, esculturas, dibujos y fotografías, es exponernos a nosotros mismos a experiencias que son muy arriesgadas, arriesgadas y dobles, como su propio método quería. Y porque, a la vuelta de cualquier esquina, de cualquier corredor o cualquier marco…, podemos encontrarnos al artista, mirándonos con ojos espectaculares y arrastrando las sílabas de manera dramática y risible a la vez: “¡Hoy la única estructura legítima es la estructura molecular del ácido dexosirrrrribonucleeeico!” ¡Y a ver quién se libra de dar un respingo y de darle las gracias al mismo tiempo! Porque Dalí, con su aparente extemporaneidad nos ayuda a entenderle, no nos aleja, no nos extravía. Por ejemplo: esa frase, que él elegía decir en cualquier parte y en cualquier situación a partir del momento en que se supo del enorme descubrimiento de la doble hélice del ADN, nos dice algo importante, importantísimo sobre él y sus obras: el apasionado interés y el atinado conocimiento, racional e intuitivo, que tenía de los avances puros de la ciencia. Él era moderno, y no un “cornudo del viejo arte moderno”. Él era moderno, aunque pintara con pinceles clásicos y estuviera en la estela de Da Vinci, Velázquez, Vermeer y Millet; era moderno, pintando obras escandalosas que nos atañen y que nos parecen espléndidas; él era moderno porque su cultura era interdisciplinar y consistente, y no le decían nada los pintores ni los literatos que no se interesaban ni sabían, ni por tanto plasmaban o escribían, lo que él consideraba ineludible. Dalí, además, se rebelaba y combatía la fealdad deliberada del “arte moderno”, de la que hacía sobre todo responsable a Picasso, y la “fealdad” que él se permitía era la derivada de la provocadora y la alucinatoria: la que lleva en su seno la extrañeza, la que hace surgir una figura de otra, de repente, la que según la óptica identificaremos y desdoblaremos, y nos inquietaremos, por lo tanto. Eran muchas las cosas que Dalí rechazaba y combatía en el arte, muchas aquéllas de las que se burlaba en globo, sin discriminación. Y eran muchas, también, las que apoyaba, amaba, defendía y bendecía: las suyas, sobre todo, y buena parte de ellas, con razón. Lo dicho: una experiencia, una experiencia ver esta exposición de Dalí con Dalí.


EXPOSICIÓN

“Dalí. Todas las sugestiones poéticas y todas las posibilidades plásticas”

Exposición organizada por:

El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en Madrid y el Centre Pompidou de París en colaboración con la Fundació Gala-Salvador Dalí de Figueres y The Dalí Museum de Saint Petersburg (Florida). Lugar: Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Edificio Sabatini. Santa Isabel, 52. Edificio Nouvel. Ronda de Atocha (esquina Plaza del Emperador Carlos V). 28012 Madrid. Tel. (34) 91 774 10 00. www.museoreinasofia.es Horario: De lunes a sábado y festivos de 10:00 a 21:00 h. Viernes de 10:00 a 23:00 h. Domingo de 10:00 a 19:00h. Martes cerrado. Período de exhibición: Del 27 abril al 2 septiembre 2013.

Visita de los residentes de BALLESOL Pozuelo, Madrid

LA ATRACCIÓN DE UN GENIO SINGULAR

Grupo BALLESOL también quiso estar presente en la exposición de Salvador Dalí, y por ello seis residentes del Centro Residencial BALLESOL Pozuelo, Madrid, pudieron contemplar el pasado 8 de Julio “la diversa y a veces compleja obra” de un artista que cautivó a los asistentes con más de doscientas obras expuestas en el Museo Reina Sofía. Los residentes destacaron “la inquietud y la curiosidad de un artista diferente”.

Compartir
Artículo anteriorDr. ÁLVARO BILBAO
Artículo siguienteMUCHO QUE APORTAR, MUCHO POR COMPARTIR
Carmen Pallarés
Escritora, periodista y escultora española, nacida en Madrid en 1950. Realizó estudios de Filosofía, Periodismo y Artes plásticas, para dedicarse profesionalmente a la crítica periodística (en la radio y en la prensa escrita). Dotada de una gran sensibilidad, tiene una gran gran obra escultúrica y, sobre todo, poética.