EL TABACO SE QUEDA SIN PAPEL EN EL CINE

0
235

En la planta del tabaco, la “Nicotiana Tabacum”, de cuyas hojas se obtienen diferentes opciones destinadas al consumo humano (cigarrillos, cigarros puros, picadura de pipa, rapé, tabaco de mascar, etc), parece estar el origen de uno de los peores vicios en esta vida. El tabaco ha sido fuente de inspiración para el cine, de ingresos para la publicidad y de quebraderos de cabeza para el que quiere dejarlo. La evolución del tabaco en el cine y en la publicidad, ha sido esta.
En los últimos años, se ha ido formando entre la población de los países más desarrollados una toma de conciencia sobre la importancia de poner en marcha estilos de vida sanos y saludables, una tendencia que se viene cristalizando en esta última década con diferentes leyes, programas, y a las que se ha unido… la industria cinematográfica.La imagen de algunos grandes actores y actrices de la gran pantalla como Humphrey Bogart, Robert Mitchum, Yul Briner, Steve McQueen, todos ellos fallecidos de un cáncer de pulmón a consecuencia del consumo de tabaco; o como la de Bette Davis, Groucho Marx o Marilyn Monroe, se encuentran fuertemente unidas, todavía hoy después de muertos, al humo del cigarrillo. Muchos de estos personajes, debido a su fama, fueron utilizados por las compañías tabaqueras como gancho en la publicidad de diferentes marcas de cigarrillos.

Humphrey Bogart, Robert Mitchum, Yul Briner, Steve McQueen, todos ellos fallecidos de un cáncer de pulmón a consecuencia del consumo de tabaco.

El cine como la vida y los gustos, han cambiado, y ahora no existen con tanta repercusión y protagonismo actores que en las escenas de cine, hagan uso del cigarrillo y el humo para ganarse la admiración del espectador.

DE SMOKE A COMPAÑEROS

Existen célebres películas con referencias al tabaco. En Smoke de Wayne Wang (1995), distintos personajes solitarios neoyorkinos terminan conviviendo en un ambiente de tabaco. O también la película, El caso Winslow de David Mamet (1999), donde entre otros temas, la mujer busca un espacio hacia la igualdad de oportunidades y para ello, adopta costumbres similares al hombre, como la de fumar. Series como Compañeros, se hacen portavoces de los efectos nocivos que para nuestra salud tiene la costumbre de fumar, y en algunos de sus capítulos no desaprovecharon la oportunidad de rechazar el “vicio” nocivo del tabaco.

PUBLICIDAD y TABACO

La evolución de la publicidad y sobre todo de la sociedad, ha hecho posible que se vayan eliminando conceptos que hasta hace unos años fomentaban el consumo del tabaco como manera de sentirse adulto, libre, independiente y maduro. Estos eran algunos ejemplos: “¿Tengo pinta de angelito?” o “¿Tengo pinta de renunciar al placer?” de Winston; “Un señor…Farias“o “La nueva generación Farias” de Farias; “La vida es dura…Tu tabaco no tiene por qué serlo” de Nobel; “Enciende la noche” o “Una leyenda a tu alcance” de Pall Mall; “Suavecito. Sabor latino” de Ducados; “Compartir tu alegría” o “Conéctate al sabor que une al mundo” de L&M; “Yo Benson Red. ¿Y tu tribu qué fuma?” de Benson.

AVATAR, MAL EJEMPLO ANTITABACO

La película de ficción Avatar se une a la lista de películas que cuentan con la desaprobación de instituciones contra el tabaquismo, como el Centro para Investigación y Educación sobre el Tabaco de la Universidad de California, porque  el personaje que interpreta Sigourney Weaver aparece fumando. El director de la película, Cameron, asegura que está en contra del tabaco y de las películas que lo presentan como un hábito atractivo, sobre todo entre los jóvenes: “Este personaje es maleducado, bebe, fuma y dice palabrotas; no se preocupa por su cuerpo real sino únicamente por su avatar”…

Otras asociaciones contra el tabaco como scenesmoking.org, una agrupación que vigila la aparición del tabaco en las películas, señala otras películas  culpables: Sherlock Holmes, Nine y El fantástico Mr. Fox, entre otros.