ENTREVISTA A JUSTO ALGABA

0
496

SASTRE TAURINO

Justo Algaba es un sastre de ropa taurina de pura cepa. Elegancia, prestigio, profesionalidad, sabiduría… Todo bajo un trabajo artesanal. El 90% de la ropa que confecciona es artesanal. Es importante hacer hincapié en este asunto por los tiempos que corren, porque como Algaba expresa “en la actualidad ya es difícil encontrar personas que sepan utilizar una aguja”.

Su clientela es de primera categoría. Tiene el orgullo de vestir a las primeras figuras del mundo del toreo como Curro Romero, Rafael de Paula, Antoñete, Paco Ojeda, Espartaco, El Juli, Enrique Ponce, Esplá, Luis Miguel Encabo, Rafael Camino, Antonio Ferrera, Cristina Sánchez, Mari Paz Vega, entre un extenso listado. De hecho, “casi todos” le dejan huella. “La mayoría de los toreros tienen un carisma especial y casi todos dejan huella”.

Soy uno de los últimos capaces de sacrificarse para realizar un traje donde el 90% es artesana

Justo Algaba también recuerda con añoranza el día que vistió a las primeras figuras que lidiaron en la corrida de inauguración de la Expo de Sevilla, que fueron Curro Romero, Paco Ojeda y Espartaco. Fuera de nuestras fronteras cuenta con una amplia lista de matadores mexicanos clientes como Fernando Ochoa, Fermín Espinoza “Armillita”, “El Zotoluco”, “El Cuate”, entre otros.

Justo Algaba nació en la Mancha en 1948. Está casado y tiene dos hijos con sangre española y mexicana. Hace 25 años que instaló su sastrería en uno de los puntos más neurálgicos de Madrid, es decir, en la calle de La Paz, junto a la Puerta del Sol. Justo Algaba ha sido durante muchos años el único sastre de toreros con tiendas ubicadas de cara al público, pues desde siempre las sastrerías taurinas se han tenido en viviendas o pisos. Con él descubrimos la estética de un traje de luces y nos acercamos a la moda torera.

Empezando por la denominación. ¿Por qué al traje de torero se le conoce como traje de luces?

Por los destellos que despiden los bordados de oro, plata y lentejuelas al reflejo del sol durante el día y por las luces durante la noche.

¿De cuántos complementos se compone un traje de luces?

Capote de brega: Lo utilizan en uno de los tercios de la lidia. Es de lona fucsia en el anverso y amarillo el revés. El amarillo se ha sustituido alguna vez por blanco y el revés por azul, morado o verde. Muleta: Para otro de los tercios. Es de franela roja y forro amarillo. Se mantiene extendida con el estaquillador (o palillo). Espada de matar.

¿Qué peculiaridad tiene un traje de luces?

Es rígido, pero cómodo. Es como un vestido de fiesta, pero para trabajar en la arena. No hay nadie que pueda pasar junto a un vestido de torero y evitar no fijarse en la belleza y vistosidad del mismo.

¿Cuánto pesa?

Entre 4 y 6 kilos, dependiendo del bordado.

¿Por qué esos colores dorados, ocres y rojizos?

Tal vez porque combinan bien con el color de la arena.

¿Cuántas horas necesita un torero para vestirse?

Depende del torero, entre 30 minutos y dos horas.

¿Cuál es el precio de un traje de luces?

Desde 1.500€ hasta 4.000€ los más elaborados.

¿Qué evolución ha tenido Justo Algaba en el diseño de trajes taurinos?

He conseguido que la taleguilla sea más cómoda y fácil de poner que nunca, con la fabricación de un punto elástico fabricado en Alemania en exclusiva para mi sastrería. Otra evolución muy importante fue que después de siglos, para los picadores que habían utilizado una calzona hasta la cintura, se me ocurrió que sería más cómodo para su labor que la calzona fuera de cintura alta. Desde ese momento, en muy poco tiempo, la totalidad de los picadores utiliza pantalón alto. Ya no existe nadie que la lleve a la cintura. Me hace sentir satisfecho que esa idea que se me ocurrió una tarde fuera aceptada por todo el mundo.

¿Qué tendencias ha marcado?

Hay algunas tendencias importantes que he logrado en varios aspectos. Creo que una de las principales es la ropa utilizada en las corridas goyescas donde he utilizado combinaciones de gran colorido y nuevos cortes de chaquetas. En mi sastrería se han marcado algunas tendencias, como el cambio de color en el forro del capote de brega, de amarillo a morado, azul y verde. Últimamente también realicé unos con el anverso en blanco en vez de rosa. La primera montera no negra, fue una marrón que diseñé para Rafael de Paula una tarde donde toreó vestido todo en tonos ocre.

Toda una vida diseñando trajes taurinos… ¿Qué anécdota podría resaltar en su extensa trayectoria?

He realizado los últimos trajes que vistieron Curro Romero, Paula y otras grandes figuras y el primer vestido de dos niños de pocos años que ahora son Ponce y el Juli.

Hay modelos que traspasan los ruedos. ¿Por qué tienen éxito algunos modelos, como las chaquetas toreras o las manoletinas, entre la moda femenina cuando es un arte predominantemente masculino?

No sólo las mujeres son atraídas por la ropa taurina. Estos últimos meses he hecho ropa para el Metropolitan de Nueva York, Las Óperas de París, Londres, Ámsterdam, Dresde, Australia. Suelen invitarme a las inauguraciones y es unánime que cuando aparece mi ropa en el escenario, se escucha un murmullo de exclamación seguramente provocado por la belleza de esta ropa. También esta semana he entregado un traje de novio para un joven alemán y dos trajes para la boda de una pareja de chicas en Madrid, que han sido muy elogiados. Con esto quiero decirte que personas de todas las tendencias se sienten atraídas por la estética del toreo.

Y en la manera de vestir y lucir, ¿existen diferencias entre los trajes de las mujeres y los de los hombres?

El mismo traje de torero hace más masculinos a los hombres y más bellas a las mujeres. Esto es creo porque tiene un embrujo especial.

De todos los trajes que ha diseñado (de torero y de otras artes), ¿cuál es su preferido?

Es como tener que elegir entre mis dos hijos. Hay muchos de los que me siento orgulloso, pero sinceramente, unos de los momentos más enaltecedores de mi vida han sido, como te contaba antes, cuando he escuchado el murmullo de exclamación general al salir mi ropa en los grandes teatros del mundo.

¿Cuál es el futuro de la moda taurina?

En la actualidad ya es difícil encontrar personas que sepan utilizar una aguja. Creo que soy uno de los últimos capaces de sacrificarse para realizar un traje donde el 90% es artesanal. No quiero ser alarmista con el futuro de esta profesión, pero si los chinos, que son tan pertinaces en el trabajo, no están interesados en hacerlo es porque el trabajar con paciencia y hasta la extenuación ya no está de moda.