ENVEJECER EN VERDE

0
205

EL NÚMERO DE PERSONAS QUE DEJA LA CIUDAD PARA VIVIR EN EL CAMPO ES MAYOR QUE LOS QUE REALIZAN EL VIAJE CONTRARIO

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística el número de personas que deja la ciudad para vivir en el campo es mayor que los que realizan el viaje contrario. Este proceso está reflejado en los datos del INE desde 1998 y asegura que desde esa fecha hasta 2011 cerca de 400.000 personas dejaron la ciudad por vivir en el campo.

Durante los últimos años, la principal circunstancia que ha hecho que muchas familias decidan trasladarse a poblaciones de menos de 10.000 habitantes es la crisis económica.

El envejecimiento del medio rural se entiende sobre todo por factores como la emigración del campo a la ciudad – que se produce en España a partir de la década de los años 50 – el incremento de la esperanza media de vida en más de 30 años experimentado en el último medio siglo y el descenso de la natalidad debido fundamentalmente a la planificación familiar.

Pese a que el medio rural representa el 90% del territorio nacional, sin embargo, más de 6.000 municipios cuentan con menos de 2.000 habitantes y la tasa de envejecimiento supera el 30%.

Es cierto que el medio rural español, está envejecido, sufre de dispersión y de despoblación, pero también que envejecer en el medio rural, cuando allí has vivido siempre, tiene ventajas importantes que hemos de destacar.
La ruptura que se produce en el medio urbano al llegar a la edad de jubilación para los trabajadores/as nada tiene que ver con el medio rural. Muchas de las personas mayores que residen en municipios rurales, han sido agricultores y/o ganaderos y no han dejado de serlo. Han reducido su actividad de forma progresiva en función de sus necesidades y su estado de salud, pero sin desvincularse de la actividad productiva, sus relaciones sociales y familiares. Su entorno natural es propicio para un envejecimiento activo y saludable, que apoyado por estudios que reconocen que estar en contacto con la naturaleza reduce la mortalidad y fomenta la sociabilidad, hacen que la opción sea más que atractiva. Pese a que el medio rural representa el 90% del territorio nacional, sin embargo, más de 6.000 municipios cuentan con menos de 2.000 habitantes y la tasa de envejecimiento supera el 30%.

El campo fomenta el ejercicio en la personas mayores

Vivir rodeado de espacios abiertos incita a las personas a decidirse a practicar ejercicio. La actividad física es beneficiosa en cualquier edad, pero mucho más en las personas mayores. Afrontar este periodo de madurez en las ciudades nos pondrá mucho más complicado la posibilidad de hacer deporte, convirtiéndonos en mayores sedentarios.
El contacto con la naturaleza aumenta, pero también con el que se mantiene con el resto  de personas. Vivir en un medio natural nos hace más sociables. Numerosos estudios sobre mayores demuestran que si los individuos tienen una conexión más fuerte entre ellos, los niveles de mortalidad disminuyen. Las relaciones en medios rurales son más frecuentes que en las grandes ciudades y nos convierten en personas más serenas, tranquilas y con menos miedos. Vivir en contacto con la naturaleza supone para ellos un “efecto restaurador” para su salud.

 

EL PUEBLO MÁS LONGEVO DE ESPAÑA

El ya mencionado éxodo rural provocó que la población que ha continuado viviendo en los pequeños pueblos sea en su mayoría perteneciente a la tercera edad. El pueblo más envejecido de la península se encuentra en Cuenca. Olmeda de la Cuesta tiene según el Instituto Nacional de Estadística 32 habitantes, aunque en realidad solo residen 15.
Fue a partir de 1970 cuando este pueblo manchego comenzó a perder habitantes. Más del 80% de su población supera los 65 años, por lo que el pueblo se ha decidido a dar la vuelta a los datos demográficos y atraer a nuevos habitantes. La oferta de estos conquenses son solares de 150 metros por un simbólico precio de 2.000 euros. Hace más de cuarenta años que los habitantes de Olmeda de la Cuesta vieron nacer al último niño del pueblo, por lo que ilusionados esperan que su población aumente gracias a esta oportunidad.

Olmeda de la Cuesta, Cuenca
Olmeda de la Cuesta, Cuenca. Foto: J. García