QUIROPRÁCTICA

0
248

SUMAR MÁS AÑOS A TU VIDA Y MÁS VIDA A TUS AÑOS

Se cumplen 115 años de una medicina alternativa para el sistema nervioso. Para los que no quieren resignarse a ver disminuir su calidad de vida con el paso del tiempo y desean añadir no sólo más años a la vida, sino también más vida a los años, la quiropráctica puede darles este apoyo que buscan.

El sistema nervioso controla el funcionamiento del resto del cuerpo.

El cerebro toma las decisiones y las comunica al resto del cuerpo por medio de la médula espinal y los nervios. Cuando se produce una interferencia en esta comunicación, el cuerpo ve reducida su capacidad de curarse y puede caer enfermo. Para Santaella, “el quiropráctico localiza estas interferencias y las elimina, restaurando la capacidad innata del cuerpo para curarse”.

Nacemos con la capacidad innata de curarnos

A una edad avanzada, el cuerpo se hace más delicado y con un metabolismo general más lento y frágil. Un esqueleto más endeble, tolera peor que un adulto más joven la agresividad de los fármacos y de la cirugía. Necesita un enfoque más conservador, sin efectos secundarios, que respete la fisiología natural en vez de alterarla, que se adapte a las necesidades individuales de cada persona, como sólo la quiropráctica puede ofrecer a un paciente.

Los orígenes de la quiropráctica

El 18 de septiembre de 1895, Daniel David Palmer descubrió por azar la relación entre el sistema nervioso y la columna vertebral. Su ayudan te, sordo desde hacía 17 años, recuperó el oído tras ser sometido al primer ajuste. Hoy, 115 años después, son muchas las personas que conocen los beneficios de la quiropráctica y apuestan por una mejor calidad de vida.

Pedro Fernández de Santaella explica que la quiropráctica “no tiene absolutamente nada que ver con los quiromasajes”. Asegura que “no hace masajes, sino que ajusta el sistema nervioso”. Un ajuste es una presión muy precisa y rápida, realizada generalmente con las manos, que se aplica sobre articulaciones específicas, que permite corregir la función articular y neurofisiológica.

El quiropráctico colabora con los demás profesionales sanitarios y no dudará en orientar a los pacientes que lo necesiten hacia otros especialistas si el estado de salud del paciente así lo requiere.

“La recuperación y mantenimiento de la salud es un trabajo de equipo, y una vez empezado, además de proceder a la realización de los ajustes, también insistirá en los aspectos de tu estilo de vida sobre los cuales deberás actuar para fomentar esa capacidad de tu cuerpo para mantenerse sano (ejercicio, relajación, alimentación, actitud mental…)”, asegura Santaella.

Nutrición adecuada

  • Beber agua. Es conveniente beber un mínimo de dos litros diarios para mantener el organismo limpio y bien hidratado. No espere a tener sed: beba continuamente y a sorbos.
  • Comer sano. Conviene que la dieta tenga un 80% de frutas, verduras, legumbres y cereales. Es recomendable dosificar los lácteos (leche, queso…), las carnes rojas y los pre-cocinados.
  • Ejercicio. Hacer algún tipo de ejercicio físico es necesario para que se oxigenen los tejidos y células y se eliminen las toxinas del organismo. Los más beneficiosos son la natación, caminar, bicicleta, patinaje…
  • Relajación. Descanso adecuado y suficiente. Escuchar al cuerpo, dormir hasta que estemos descansados y con energía y en una postura equilibrada. Nunca boca abajo.
  • Mente-Espíritu. Ser optimista. El pesimismo provoca un desequilibrio mental y un aumento de acidez del organismo. Es conveniente practicar alguna técnica de relajación de la mente.

La actitud hacia la vida es importante para tu salud.

Principios básicos de la Quiropráctica

  1. El cuerpo humano no es ninguna máquina, es una creación perfecta, y más hábil que cualquier médico, es su capacidad innata de auto-regeneración y auto-curación (lo que en ámbitos quiroprácticos se conoce como inteligencia innata).
  2. El sistema nervioso es el gran regulador del cuerpo humano, controlando todas y cada una de sus funciones.
  3. Si se interfiere en la función del sistema nervioso, se interfiere en la capacidad del cuerpo para curarse.
  4. La quiropráctica intenta que haya mejor comunicación entre cerebro y tejidos para que el cuerpo pueda recuperar y mantener la salud por sí mismo.

Consejos quiroprácticos para el cuidado de su columna cuando está de pie

Mantenga hábitos posturales saludables. Frecuentar buenas posturas es la mejor manera de prevenir los problemas de columna. Observe su silueta e intente corregir sus posturas.

  1. Descanse uno de los pies en alto. Esto evitará que doble demasiado la columna. No debe inclinarse hacia delante sin doblar antes las rodillas. Cuando esté sentado, manténgase derecho.
  2. Al inclinarse, mantenga el cuello y la columna lo más alineados que pueda. Cuidado con las corrientes de aire. No permanezca sentado dando la espalda al radiador o al aire acondicionado.
  3. Cuando duerma o esté tumbado, hágalo boca-arriba con las rodillas apoyadas sobre una almohada.
  4. Cuando suba las escaleras, pise con todo el pie en los escalones, no sólo con el arco.
  5. Camine a paso ligero al menos media hora diaria. Este ejercicio le ayudará a eliminar líquidos y le mantendrá en forma.
  6. Cuando se agache doble las rodillas. Nunca flexione la columna hacia delante. Aproveche los músculos de las piernas para levantar el peso, manteniendo la columna recta.