Caricias y fidelidad

0
171

“Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en la que se trata a sus animales”, Mahatma Gandhi, pensador y político indio lo expresó claramente. Todos los seres vivos merecen un respeto y un trato digno, la forma en la que nos dirijamos a ellos, será nuestra seña de identidad más fehaciente. Grupo Ballesol comparte esta filosofía de respeto y defensa de la dignidad de todo ser vivo. Conscientes de lo beneficios de las actividades con animales, Ballesol lleva tiempo ofreciéndoselas a sus residentes dado que aportan un plus a su calidad de vida.

En 2007 Ballesol San Juan de Alicante comenzó de forma piloto a desarrollar sesiones de terapia asistida con animales de la mano de su Terapeuta Ocupacional, Paula Blanco que a su vez es Técnico en Terapia Asistida con Animales. La iniciativa tuvo muy buena acogida y en 2008 se comenzó a realizar de manera regular.

Del mismo modo se realizó esta actividad en Ballesol Mirasierra en Madrid en el año 2012.

En los cuatro centros de Cataluña se llevan realizando sesiones de terapia asistida con Animales de la mano de Boskan desde 2014 interviniendo en las áreas: psicomotriz, cognitiva, emocional y comunicativa.

En 2014 incorporaron la Terapia Asistida con Animales los centros Cerrado Calderón y Teatinos en Málaga donde para lograr que los residentes con deterioro cognitivo recuerden durante la semana a los perros, se les fotografió junto a su nombre y se colocó la foto en las habitaciones de los residentes.

Asimismo en 2014 en Ballesol Sevilla se comienza con una experiencia que tiene una doble vertiente, trabajan con la Fundación Benjamín Mehnert, un centro de recuperación de galgos maltratados. Con lo que el beneficio es mutuo, por un lado los galgos recuperados contribuyen en la calidad de vida de los residentes, demostrando que el intento de justificación del maltrato bajo el argumento de que “el galgo cuando no puede cazar no sirve para nada” es completamente falso. Y como contrapartida se les devuelve nuevamente a los animales su rol de mejor amigo del hombre.

Entre los residentes y los perros se ha creado un vínculo tan fuerte que la partida de dos de estos nuevos amigos a varias familias adoptivas en Holanda supuso para los residentes una emotiva despedida. Con el propósito de que este lazo entre ambos no se borrase, los residentes demostraron una vez más su generosidad con una bonita iniciativa, regalarles para su viaje unas bufandas tejidas por ellos mismos.

Igualmente altruista es la iniciativa llevada a cabo por Ballesol Gijón, que en este caso trabajan con la protectora de Animales del Principado de Asturias la cual traslada al centro a varios de sus perros para que compartan con los residentes momentos de alegría y diversión.

Igual que en Ballesol Sevilla los perros de la protectora son adoptados por familias del norte de Europa así Daney, Danka, Dasja, Davey y Dayna llegaron a su nuevo hogar con una carta dirigida a cada dueño, en la que se relataba la historia de compañía y complicidad que han vivido junto a los residentes de Ballesol Gijón.

La actividad que en Ballesol se realiza con animales consiste en Terapia Asistida con Animales propiamente dicha, lo que implica un trabajo previo. Según asegura Leticia Pérez, “es necesario marcar unos objetivos claros con el residente a tratar y de esto debe encargarse los departamentos de psicología y terapia ocupacional”. Cada animal acude a Ballesol con un técnico de terapia asistida con animales, quien en colaboración con el centro diseña la intervención para conseguir los objetivos establecidos. En estos casos los grupos son muy reducidos entre 6 y 8 residentes. Los objetivos más frecuentes son la disminución de las alteraciones conductuales y el aumento del uso del lenguaje. Tras varias sesiones con los perros se observa mejoría tanto en la conducta como en el uso del lenguaje, que en algunos casos solo aparece en presencia de los animales.

Por otro lado, y no menos importante, están las visitas lúdicas que se realizan en grupos más amplios y donde el objetivo es compartir actividades de ocio y tiempo libre de manera informal disfrutando del animal como mascota. Los animadores socioculturales del centro incorporan a los perros a las actividades más solicitadas por los residentes. El bingo, una de las actividades preferidas por ellos, ha sido una de ellas los canes se encargan fielmente de sacar las bolas durante el juego.

A parte de la terapia asistida con perros algunos centros tienen otras mascotas como, un gato en Ballesol Altorreal, Murcia, periquitos en Ballesol Mirasierra, Tres Cantos, Las Palmas y Latina o peces en Ballesol Gijón.

[Best_Wordpress_Gallery id=”7″ gal_title=”Caricias y Felicidad”]

Compartir
Artículo anteriorCULTIVANDO BENEFICIOS
Artículo siguienteVOZ A LA SENSIBILIDAD Y EL CARIÑO
Ana Román
Licenciada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos. Especialista en temas de salud y en la comunicación a través de las redes sociales.