Dª. CARMEN PLAZA

0
227

Directora General para la Igualdad de Oportunidades y del Instituto de la Mujer

Es una mujer con evidente y reconocido protagonismo en el ámbito del Derecho en sus múltiples vertientes. Desde su cargo asume la responsabilidad como una reivindicación de la importancia que la mujer tiene en esta sociedad, de la que espera equilibre con derechos la discriminación y la falta de oportunidades aún presentes.

Reconocimientos:

  • Magister en Derecho de la Unión por la misma Universidad, y LL.M. in European Community Law por la Universidad de Essex (Reino Unido),
  • Estancias de investigación en las Universidades de Essex (Reino Unido) y de Harvard (EE.UU), y en el Servicio Jurídico de la Comisión Europea (Bruselas).
  • Ha colaborado en diferentes publicaciones de reconocido prestigio: Tratado de Derecho Ambiental de la Unión Europea (2005), State liability for legislative injustice, National Procedural Autonomy and the Principle of Equivalence”, Review of European Administrative Law, “Spanish Procedure”, en L. Ortega, L. Arroyo y C. Plaza (Ed.) Spanish Administrative Law under European Influence, Europa Law Publishing, 2010. 
Uno de los objetivos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad es el de consolidar la implantación de Planes de Igualdad en las PYME. Directora, ¿en qué hemos avanzado en los últimos años y en qué debemos de insistir más?

Creo que se ha avanzado mucho. Cada vez es más evidente que las empresas entienden y van asumiendo que fomentar la igualdad entre mujeres y hombres en sus ámbitos es un activo para su cuenta de resultados.

En este sentido, le puedo dar un dato importante: en la última convocatoria que se ha resuelto este verano, el 31’6% de las empresas que lo han obtenido son PYMES, habiendo aumentado sobre las dos anteriores. En 2010 fueron el 30’8% y en 2011 el 23’3%.

La situación laboral de las mujeres no se corresponde con su cualificación profesional y los planes de igualdad son una herramienta fundamental para mejorar sus oportunidades pero también, no hay que olvidarlo, para aprovechar todo ese capital humano en beneficio de la competitividad empresarial y el progreso económico.

Desde la Dirección General de Igualdad se trabaja para potenciar la Red de Empresas por la Igualdad y poner en marcha el Plan para la Igualdad de Hombres y Mujeres en el ámbito laboral. ¿Podría ampliarnos en qué consiste este proyecto?

La Red de empresas con distintivo “Igualdad en la Empresa” tiene como finalidad el intercambio de buenas prácticas en materia de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres, en el ámbito laboral. Esta red funciona a través de un foro virtual constituido por las entidades que ya han obtenido este distintivo y contempla también la realización de seminarios técnicos presenciales.

En cuanto al Plan Especial para la igualdad de mujeres y hombres en el ámbito laboral y contra la discriminación salarial (2014-2016), le puedo decir que su objetivo estratégico es garantizar la igualdad efectiva entre mujeres y hombres en el acceso y permanencia en el empleo y en las condiciones de trabajo. A su vez, también establece como objetivo específico prioritario, la prevención y corrección de la brecha salarial de género, mejorando el conocimiento real de las desigualdades retributivas y de sus causas.

«el Grupo Ballesol es un excelente ejemplo que demuestra que un proyecto empresarial en el que participan de forma muy activa las mujeres en todos los niveles, tiene un gran éxito»

¿Por qué cree que hemos llegado a una situación en la que la tasa de actividad de la mujer es menor que la del hombre y escasamente representada en los puestos de dirección de las empresas?

El pasado mes de mayo se presentó el índice de Igualdad del Instituto Europeo de Género en el que España ocupaba un puesto intermedio, por debajo de Suecia o Dinamarca y por encima de Alemania e Italia. Los avances, sobre todo jurídicos, que hemos realizado tienen más mérito si recordamos que nuestra Constitución y la no discriminación por género son de 1978. En el Congreso, por ejemplo, hemos logrado la paridad tal y como la define nuestra Ley de Igualdad, es decir, no más del 60% ni menos del 40% de cada sexo. En el caso de la empresa privada, sigue habiendo mucha segregación horizontal y vertical – ahora mismo en los Consejos de Administración de las empresas del IBEX sólo hay una representación del 12% de mujeres- en la distribución del trabajo. Hay sectores en los que se concentran más mujeres, como en la educación o en los servicios sociales y otros como los tecnológicos que están más masculinizados, lo que también influye en la brecha salarial.

El distintivo de igualdad en la empresa es un sello de excelencia en materia de igualdad, pero, ¿cómo se deben de aplicar las políticas de igualdad de trato de oportunidades con los trabajadores y trabajadoras y qué debe de cumplir una empresa para adquirir esta distinción?

En España se ha creado el distintivo Igualdad en la Empresa con la finalidad de premiar y reconocer a las empresas que están tomando medidas en materia de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Este sello debe de servir de referencia y estímulo por el esfuerzo y el valor contraído en políticas de igualdad. Anualmente se celebra una convocatoria para otorgar este distintivo en la que se debe de cumplir una serie de criterios y requisitos como estar inscritos en la seguridad social, estar al corriente en el cumplimiento de obligaciones tributarias, no haber sido sancionada con carácter firme en materia de igualdad de oportunidades y no discriminación, y haber implantado obligatoriamente un plan en este sentido si la empresa tiene más de 250 trabajadores y trabajadoras.

En esas iniciativas por conseguir la igualdad entre hombres y mujeres en el estamento empresarial, ¿qué importancia otorga la Dirección General de Igualdad a la no discriminación de la mujer a un puesto de trabajo por la edad?

Tanto en la Dirección General de Igualdad de Oportunidades como en el Instituto de la Mujer tenemos la tarea y responsabilidad de tomar medidas para evitar la discriminación de las mujeres por cualquier motivo. En el caso de la edad existen una serie de programas dirigidos a facilitar la capacitación e inserción laboral de mujeres que estén en riesgo de exclusión, incluidas aquellas con más de 45 años que, por razones diversas, no se han incorporado al mercado laboral o pueden haberse visto excluidas del mismo en algún momento. La formación, el apoyo psicológico-emocional y el acompañamiento en la búsqueda de empleo son aspectos que creemos fundamentales para ayudarlas desde el Instituto de la Mujer. A través de organizaciones, entidades locales y fundaciones también se asesora y ayuda para que mujeres en situación de desempleo o inmigrantes, puedan acceder a un trabajo lo más adecuado a cada perfil.

¿Cree que el sector de Servicios Asistenciales y Residenciales para la Tercera Edad es un buen apoyo para evitar la “brecha importante en cuanto a emprendimiento femenino, situado en el 30% aproximadamente”?

Sin duda, creo que ejemplos como Grupo BALLESOL, donde los puestos de responsabilidad están perfectamente armonizados con la composición de la plantilla de la empresa, demuestran los beneficios de ese equilibrio. Es cierto que hay que intentar que, de alguna forma, en el resto de sectores también se vaya produciendo ese equilibrio tanto en el conjunto de la plantilla como en los puestos directivos, para que hombres y mujeres puedan interactuar de manera más justa y lógica. En este sentido las posibilidades que tiene el sector de Servicios Asistenciales y Residenciales para el emprendimiento de las mujeres están claras, pero también lo deben de estar para el emprendimiento de los varones.

Una de las filosofías de Grupo BALLESOL es alcanzar el compromiso de la Excelencia Empresarial por medio de la igualdad. ¿Qué opinión le merece como estrategia de gestión empresarial?

Me parece una estrategia muy inteligente desde todos los puntos de vista, ya sea desde la acción empresarial o desde la atención a los y las residentes y el servicio que se presta. Estoy convencida de que con el compromiso con la igualdad también se mejora el clima interno y externo de la organización, sus resultados y, en definitiva, la sociedad en general.

Una de las últimas iniciativas del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en los próximos cuatro años es fomentar la presencia de mujeres tanto en puestos de directivos y comités de dirección como en los Consejos de Administración. En Grupo BALLESOL el 90% de la plantilla son mujeres, y con cargos de estas características ¿Cree que es un excepción que sin embargo puede ser ejemplo para conseguir ese protagonismo social y laboral que merece la mujer?

Creo que es una clara y estupenda excepción. Ojalá hubiese más. Se podría argumentar que es normal porque al ser un sector feminizado es lógico que la dirección esté ocupada por mujeres… pero no es así, porque hay otras compañías en las que las mujeres son también mayoría y sin embargo la responsabilidad directiva es masculina. Por eso Grupo Ballesol es un excelente ejemplo que demuestra que un proyecto empresarial en el que participan de forma muy activa las mujeres en todos los niveles, tiene un gran éxito. Puede servir de referencia como demostración de los beneficios de la plena participación empresarial de las mujeres.

El cliente de Grupo BALLESOL le da un valor muy importante a las habilidades sociales, empatía y afectividad de los profesionales, la mayoría mujeres, que prestan servicios asistenciales y residenciales. ¿Qué importancia cree que tiene en el éxito final y en el liderazgo de una actividad empresarial como la que desarrolla Grupo BALLESOL?

Las empresas son un reflejo de nuestra sociedad y esos valores son esenciales. Me parece fundamental cultivar la empatía, la afectividad y las relaciones sociales, pero más todavía en una empresa como Grupo BALLESOL, que se dedica a atender a nuestros mayores, que se merecen todo el apoyo y cariño de los demás. Es importante que el servicio que se preste comience desde el respeto y el cuidado sin olvidar la comprensión y el conocimiento de las necesidades de las personas en cada momento de su vida.

GRUPO BALLESOL, UN MODELO CONTINUADO EN EL TIEMPO

En Noviembre de 2006, Doña Lola Soler, presidenta y fundadora del Grupo BALLESOL, líder nacional en la gestión de servicios residenciales y asistenciales para las personas mayores, recogió el premio de Europe’s 500 que distinguía a BALLESOL como la primera empresa española en el ranking de Empresarios Entrepreneurs for Growth y la décimo séptima en una clasificación general compuesta por las 500 empresas europeas que más destacaron por su crecimiento y creación de empleo. En la actualidad Grupo BALLESOL mantiene la misma filosofía de calidad y profesionalidad en la atención residencial con el ratio más elevado de trabajadores/residentes del sector. Para la Directora de Igualdad y del Instituto de la Mujer, Dª. Carmen Plaza, “es espectacular y muy importante generar asistencia a mayores de calidad. A su vez es un proyecto empresarial que está dando mucho trabajo, algo necesario porque tenemos una pirámide de población muy envejecida que va a necesitar cuidados y asistencias. Creo que Grupo BALLESOL también es un ejemplo en emprendimiento femenino, porque está demostrado que la mujer emprendedora apuesta, confía y contrata más mujeres que los hombres”.

Compartir
Artículo anteriorMI VIDA…JUNTO A TÍ
Artículo siguienteENTRE TÚ Y YO
Miguel Núñez Bello
Miguel Núñez es un periodista español que ha desarrollado su trayectoria profesional principalmente en prensa escrita y televisión. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, comenzó trabajando en Medios Escritos como La AGENCIA MENCHETA, Diario MARCA y LA RAZÓN. Durante su etapa en televisión ha dirigido los servicios informativos de 8MADRIDTV. En la actualidad colabora con las publicaciones del IMSERSO y es redactor jefe en la revista BALLESOL. En 2012, con motivo del Año Europeo de Envejecimiento Activo y la Solidaridad Intergeneracional, recibió el tercer Premio europeo de Periodismo escrito.