GENEROSIDAD CON MAYÚSCULAS

0
21

CARTA DE LA FUNDACIÓN ALADINA A BALLESOL

Desde el año 2013 en Aladina tenemos la suerte de contar con el apoyo y la generosidad de Ballesol. Al principio, todo comenzó como muchas de nuestras colaboraciones: una empresa contactaba con la fundación porque quería, de alguna manera, ayudar a los niños enfermos de cáncer. La realidad es que, seis años después, esa colaboración que comenzó con una acción puntual, se ha transformado en una gran amistad y en un importantísimo apoyo para los niños y familias de Aladina

Ballesol ha dejado de ser una empresa “normal” para nosotros, se ha convertido en parte de nuestra gran familia, en la que no solo están los niños enfermos y los padres a los que cuidamos, sino también pequeñas y grandes empresas solidarias que dedican parte de su esfuerzo y de su tiempo a ayudarnos a regalar sonrisas.

Una de las cosas que le da un significado muy especial a esta colaboración es que todos en Ballesol, desde los residentes, hasta cada uno de los empleados, ponen todo su corazón y su cariño en las acciones a beneficio de Aladina y eso ¡no tiene precio!

Creo que una de las cosas más importantes y más bonitas que une a Ballesol y a la Fundación Aladina es el sentido de la unión, de la ayuda y de trabajar y de afrontar todo con una sonrisa y con mucha dedicación a los demás. Somos dos grandes familias, de ámbitos y disciplinas diferentes, pero las familias unidas jamás serán vencidas.