LOS BENEFICIOS DE LA RISOTERAPIA

0
708

EL HUMOR ES SALUD

Patch Adams, el médico estadounidense que popularizó la risoterapia, decía que hay que reírse al menos tres veces al día durante un minuto. Los efectos beneficiosos de la risa son múltiples: mentales y emocionales. Y, aunque no puede considerarse por sí misma una terapia, ya que no cura, en ciertos casos logra efectos muy positivos. Lo ideal sería saber reírse solo, aunque las sesiones de risoterapia se practican en grupo para aprovechar el contagio de persona a persona, ya que reír en grupo no es lo mismo que hacerlo solo: de esta forma el efecto grupal estimula a los que normalmente no reirían. Y aquí, dicen los expertos, es importante aprender a reírse de uno mismo, de las capacidades limitadas del ser humano y de la vida.

Mientras reímos liberamos gran cantidad de endorfinas, responsables de la sensación de bienestar, y eso es válido para cualquier edad

Porque la sociedad en la que vivimos nos enseña a reírnos “de los demás” en lugar de hacerlo “con los demás”. La risoterapia ayuda a desdramatizar las situaciones de la vida. Por eso las personas que realizan risoterapia aprenden a tener una mejor visión de sí mismos, de su entorno y de sus posibilidades. Aunque fue Patch Adams el impulsor de la risoterapia, ésta se practica desde hace mucho tiempo como técnica complementaria no solo en terapias mentales, sino también en la curación de enfermedades corporales. Cuando se empezó a utilizar la risoterapia como técnica curativa se creía en el poder que tenía para influir en el cuerpo, sobre todo en los estados de ánimo alegres y felices, los cuales crean una predisposición favorable para la curación corporal. Ya en China, los taoístas enseñaban que una simple sonrisa aseguraba la salud, la felicidad y la longevidad: pensaban que la salud de una persona era proporcional a las veces que se reía durante el día. Incluso en la Edad Media uno de los momentos más importantes era la actuación de los bufones durante las comidas con el fin de producir hilaridad en los comensales, con lo que se lograba una mejor digestión. El filósofo alemán Kant decía que la risa es “un fenómeno psicosomático” y el taciturno Freud atribuyó a las carcajadas el poder de liberar nuestro organismo de energía negativa. “Esa catarsis -decía- nos permitiría vivir mejor”.

Reír es muy sano por su efecto positivo sobre el sistema inmunitario, dice Karhy García, creadora de la escuela Risaluz, una especialista en el mundo del humor y del bienestar, y por ello es preciso encontrar un momento para poder hacerlo libre y sinceramente, sin miedos, sin reservas, sin temor a equivocarse y a hacer el ridículo. Su trabajo se extiende desde personas con cáncer, “está comprobado que la risoterapia actúa sobre el sistema inmune de los enfermos de cáncer”, personas con trastornos de la alimentación como anorexia y bulimia, personas infectadas con el virus del Sida, hasta llegar a las personas mayores, dice Kathy García. “Se ha comprobado que la risa auténtica, aporta múltiples beneficios: rejuvenece, elimina el estrés, tensiones, ansiedad, depresión, colesterol, adelgaza, alivia el dolor, el insomnio, problemas cardiovasculares, respiratorios, entre otros”.

Un poco de historia

Han sido muchos los científicos que han estudiado las beneficios de la risa en el ser humano. Con una carcajada se ejercitan más de 400 músculos en todo el cuerpo; se liberan endorfinas, neurohormonas, que tienen la misión de mantener el equilibrio, el tono vital y evitar la depresión, y se segrega adrenalina, una sustancia que provoca cierto estado de euforia, aseguran los expertos. El doctor Willian Fry, de la Universidad de Standford, más conocido con el nombre de Doctor Humor, explica Kathy García a través de la información de Risaluz, ha invertido 30 años en investigar a fondo el poder medicinal de la risa. Afirma que cada carcajada consigue ventilar los pulmones, relajar los músculos, apaciguar los nervios, incrementar la líbido, aliviar las digestiones, ahuyentar los resfriados, retrasar el envejecimiento y aumentar la vitalidad… ¿Qué más se puede pedir de un ejercicio tan liviano?

Está dirigida para todas aquellas personas, sin límite de edad, que quieran participar de ella y experimentar en ellos mismos los resultados sin necesidad de estar enfermo o estresado

George Vaillant, Psiquiatra de EEUU y profesor de Universidad de Harvard y Director de Investigación del Departamento de Psiquiatría del Hospital de Brigham y de Mujeres, determinó en el ser humano cinco mecanismos de defensa para combatir el estrés, uno de ellos es el humor, que actúa como defensa frente a la frustración, el miedo y la rabia, previniendo accidentes cardiovasculares. Más lejos ha ido otro eminente psicólogo americano, Hendrie Weisinger, quien dice que la inteligencia emocional es útil en tiempos de bonanza e imprescindible en tiempos de crisis. Y en la India, el doctor Madam Kataria, ha creado los Clubes de Risa, que se han extendido a más de 1.300 alrededor del mundo.

Desde el punto de vista psicológico, la risa induce un proceso de regresión, es decir, un retroceso a un nivel anterior de funcionamiento mental o emocional, generalmente como un mecanismo para aliviar una realidad que se percibe como dolorosa o negativa; nos sirve como mecanismo de expresión, ya que a través de la risa las personas exteriorizan emociones y sentimientos, y actúa como contrapartida de emociones negativas, a pesar de la frecuente asociación entre la risa y el llanto, la primera se muestra como lo opuesto a ciertos estados emocionalmente muy negativos como la cólera, el deseo de venganza, etc.

Para Kathy García, de Risaluz, la risoterapia nos sirve para fomentar una actitud positiva y estimulante para una mayor calidad de vida, provocando cambios fisiológicos y de actitudes importantes, y para sanar de enfermedades del cuerpo y de la mente a través de la descarga de tus tensiones físicas, psíquicas y emocionales.

Sin límite de edad

La risoterapia no tienen límite de edad. “Está dirigida para todas aquellas personas, sin límite de edad, que quieran participar de ella y experimentar en ellos mismos los resultados sin necesidad de estar enfermo o estresado”, señala Sonia Gutiérrez. “Mientras reímos liberamos gran cantidad de endorfinas, responsables de la sensación de bienestar, y eso es válido para cualquier edad”.

Las ventajas de la risoterapia se usan para mejorar la calidad de vida de las personas mayores. En los talleres de risoterapia, se está tratando de llegar mas allá de la risa fisiológica y las carcajadas hasta llegar a lo más profundo de las emociones, una vez que se rompe el hielo dejan de lado los prejuicios y el sentido del ridículo. Las personas mayores, que generalmente tienen una vida muy solitaria y triste, esta terapia realizada en compañía le aporta optimismo y ganas de vivir, lo que sin duda mejora su salud en general. Son problemas comunes: soledad, falta de comunicación, el deseo de relacionarse. Las personas mayores tienen una gran capacidad de desinhibición, especialmente cuando están en grupo. Con el humor, los mayores ponen en movimiento todas las emociones y no se quedan indiferentes, se trata de encontrar el niño interior, el juguetón, el creativo, el que nos quite la venda y nos devuelva el sentido del humor, la sonrisa, la risa.

La risa es una forma de crear un espacio para conectarse mejor con uno mismo y con los demás y vivir el presente de la forma más plena… y, sin duda es una forma de mejorar la calidad de vida de las personas mayores.

Pero como reconoce la propia Kathy García, la teoría es sólo el primer paso. “Lo realmente increíble es estar presente, participar en un taller de risoterapia. Las reacciones que experimentan las personas resultan increíbles y sus efectos superan algunas veces lo que se esperaban”. Por eso, Kathy García anima a probarlo porque “¡Puedes tomar las dosis que desees de risoterapia!”.

Propiedades de la risa

Las propiedades que la risa tiene para nuestra salud son numerosas. Sin embargo, señala la monitora de Dinámica de Risa, Sonia Gutiérrez, es importante tener muy claro que la risa “no es curativa sino terapéutica”. La risa, explica, por sí sola no cura, pero sí es una buena terapia complementaria a la medicina tradicional. En el libro “Humor y Salud”, el Dr. Raymond Moody dice que gracias a la risa:

  • Hacemos ejercicio físico: ya hemos dicho que ponemos en marcha unos 400 músculos, incluidos algunos del estómago que sólo se ejercitan con la risa.
  • Relajación de los músculos, con un importante descenso del tono muscular; nos ayuda a relajarnos: los huesos de la columna vertebral y las cervicales, donde solemos acumular las tensiones.
  • Movimiento diafragmático: el gran músculo llamado diafragma que separa las cavidades abdominal y pectoral, y tiene una importante misión en la función respiratoria, se ve implicado activamente cuando reímos.
  • Excitación fisiológica, más allá del evidente componente psicológico del humor, los estudios revelan la profunda relación de la risa con los estados fisiológicos del organismo.
  • Limpiamos nuestros ojos: las carcajadas hacen vibrar la cabeza, despejan la nariz y el oído y activan nuestras glándulas lagrimales.
  • Oxigenamos nuestros pulmones: entra el doble de aire en los pulmones y la piel se oxigena más.
  • Nos ayuda a estar más felices: activa el sistema neuroendocrino favoreciendo la producción de neurotransmisores o mediadores en el cerebro, que ayudan a un buen equilibrio psíquico de la persona. Provoca gran serenidad, reduce la ansiedad, el estrés y aumenta la creatividad.
  • Mejora nuestra calidad de vida: la r isa estimula el sistema nervioso para generar una serie de sustancias que actúan sobre el sistema inmune, fortaleciéndolo (estrés, ansiedad, depresión, etc).

 

Compartir
Artículo anteriorLOS AMANTES DE TERUEL
Artículo siguienteJUÁN DÍAZ
Rafael Pérez Ybarra
Rafaél Pérez Ybarra es Licenciado en Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid. Más de 20 años de experiencia en el periodismo científico y de salud. Colaborador de El País Salud, de la revista JANO Medicina y Humanidades, coordinador de la Revista Infoseisida, Editor de la revista Eidon de la Fundación Ciencias de la Salud. Ha trabajado en el Diario YA, en la VOZ de Asturias y el Diario Médico. Experiencia en Comunicación como asesor para la Industria Farmacéutica. Profesor en el Master Salud/Medios de Comunicación organizado por la Asociación de Informadores Sanitarios (ANIS) y la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid y en la Universidad de Verano del País Vasco.