Pan y fútbol: comprendiendo la memoria

0
68

Pan

…cuando un día de invierno, al volver a casa, mi madre, viendo que yo tenía frío, me propuso que tomara, en contra de mi costumbre, una taza de té. Primero dije que no; pero luego, sin saber por qué, volví de mi acuerdo. Mandó mi madre por uno de esos bollos, cortos y abultados, que llaman magdalenas, que parece que tienen por molde una valva de concha de peregrino. Y muy pronto, abrumado por el triste día que había pasado y por la perspectiva de otro tan melancólico por venir, me llevé a los labios unas cucharadas de té en el que había echado un trozo de magdalena. Pero en el mismo instante en que aquel trago, con las migas del bollo, tocó mi paladar, me estremecí, fija mi atención en algo extraordinario que ocurría en mi interior. Un placer delicioso me invadió, me aisló, sin noción de lo que lo causaba. Y él me convirtió las vicisitudes de la vida en indiferentes, sus desastres en inofensivos y su brevedad en ilusoria, todo del mismo modo que opera el amor, llenándose de una esencia preciosa; pero, mejor dicho, esa esencia no es que estuviera en mí, es que era yo mismo. Dejé de sentirme mediocre, contingente y mortal. ¿De dónde podría venirme aquella alegría tan fuerte? Me daba cuenta de que iba unida al sabor del té y del bollo, pero le excedía en, mucho, y no debía de ser de la misma naturaleza. ¿De dónde venía y qué significaba? ¿Cómo llegar a aprehenderlo?

“Por el camino de Swann”  Marcel Proust

En la residencia Ballesol Valterna este verano realizaron la primera sesión de Senior Chef, una actividad intergeneracional donde abuelos y nietos se pusieron con las manos en la masa para elaborar todo tipo de panes tradicionales y también “modernas” creaciones. Esta actividad despertó mucho interés por parte de los niños y gran entusiasmo por parte de los residentes, que recordaron en muchos casos momentos de su vida ligados al pan y a su elaboración.

«Una vez recordados los hechos futbolísticos los psicólogos aprovechan la activación de la información de ese periodo histórico para que los residentes recuerden más datos»

[Best_Wordpress_Gallery id=”9″ gal_title=”Pan y Futbol”]

Dicen que recordar es volver a vivir, pero ¿cómo se explican experiencias como las que describió Proust y les ocurren a nuestros residentes? Moscovith y Craik en 1976 propusieron que la memoria depende de tres factores:

  1. La calidad de la representación neural, que a su vez depende del nivel de procesamiento de la información y del conocimiento previo sobre la información adquirida.
  2. Las claves de recuperación facilitadas para el recuerdo, cuanto el contexto de recuerdo sea más parecido al del aprendizaje más se facilitará el recuerdo.
  3. El grado de congruencia entre el contexto y la información a recordar.

Así la actividad de Senior Chef recrea el contexto en el que se aprendió a hacer pan y favorece que los recuerdos, como la masa, fermenten y crezcan.

«los residentes mostraron gran entusiasmo recordando momentos de su vida ligados al pan y a su elaboración»

Fútbol

El 21 de septiembre en Ballesol Burjassot se firmó un acuerdo de colaboración entre la Federación Española de Asociaciones de Futbolistas Veteranos e intercentros Ballesol para poner en marcha la iniciativa Enriqueciendo la memoria a través del fútbol en el resto de los centros residenciales del Grupo.

La Federación Española de Asociaciones de Futbolistas Veteranos y el Institut de l’Envelliment de Barcelona comenzó esta propuesta, en este caso con exfutbolistas del Barça, para personas con un deterioro cognitivo y enfermos de Alzheimer. Valencia es la segunda ciudad donde se prueba antes de llegar al País Vasco.

Esta actividad, impartida por exfutbolistas de la Asociación de Futbolistas del Valencia CF: Vicente Guillot, Waldo y Luis Vilar y los psicólogos de los centros geriátricos, favorece la memoria, mejora el estado de ánimo y la comunicación en personas con deterioro cognitivo, a la vez que supone un aliciente para los exfutbolistas que encuentran gran satisfacción en participar en esta labor solidaria y altruista. Y se preguntan cómo es posible que algo tan ajeno al ámbito sanitario, como es el fútbol, tenga una consecuencia terapéutica tan positiva.

Para dar respuesta a esta pregunta se deben analizar todas las variables que están involucradas en los recuerdos futbolísticos y la memoria colectiva.

Jedlowski en 1997 definió la memoria colectiva como “la acumulación de las representaciones del pasado que un grupo produce, mantiene, elabora y transmite a través de la interacción entre sus miembros”. Si se acepta esta definición, ciertamente los acontecimientos futbolísticos contribuyen al desarrollo de la memoria colectiva en el ámbito del deporte. Y por tanto el conocimiento sobre las variables que afectan al desarrollo de la memoria colectiva pueden servir para comprender cuáles son las razones por las cuales la iniciativa Enriqueciendo la memoria a través del fútbol tiene tanto exito.

«la actividad de Senior Chef recrea el contexto en el que se aprendió a hacer pan y favorece que los recuerdos, como la masa, fermenten y crezcan»

Una de las variables importantes para que se forme la memoria colectiva es la intensidad emocional que produce el impacto de la información. Los medios de comunicación, radio y televisión principalmente, retransmiten los acontecimientos futbolísticos en directo, utilizando un énfasis en las descripciones que magnifica el hecho, facilitando su recuerdo, hasta tal punto que a veces es difícil distinguir si el suceso es vivido o contado. Parece como si hubiéramos estado en el campo, aunque no sea así, dada la euforia que contagia el comentarísta, cuando tu equipo marca un gol.

Otra de las variables que ayuda a consolidar la información en la memoria es la repetición, cuando se quiere retener algo, todos de manera natural lo repetimos. Eso en el fútbol es una norma, la repetición de los goles de las jornadas es continua, incluso los mejores goles de la historia cada cierto tiempo se repasan. Esto no solamente lo hacen los medios de comunicación sino también los aficionados en sus tertulias lo que refuerza una y otra vez esa información en el cerebro.

La emoción colectiva favorece el recuerdo, el fútbol es un deporte que se suele ver en grupo se va al campo o se queda con los amigos para ver el partido, este hecho implica que las emociones se comparten en el momento en que se produce el acontecimiento y eso refuerza el impacto del mismo. Pero también implica que al volver a coincidir con el grupo con el que se compartió el acontecimiento este se recuerda y por tanto al repetirlo se consolida en la memoria de una manera más duradera.

Pero no todos los momentos futbolísticos se recuerdan, ni de la misma forma y con la misma intensidad, podríamos preguntar que es necesario para que un gol permanezca en nuestra memoria. La respuesta, según los investigadores, estriba en que el grupo perciba que ese acontecimiento modifica de manera significativa su estatus presente o mejora su situación pasada. De esta manera goles que conllevan cambiar de división, ganar la liga, la Champions o el mundial desencadenan una respuesta emocional mayor y se consolidan con más facilidad en la memoria. Además estos goles, precisamente por las connotaciones que tienen, suelen repetirse reiteradamente en los medios de comunicación lo que refuerza más si cabe su recuerdo en nuestro cerebro.

Los talleres Enriqueciendo la memoria a través del fútbol‘, recrean el contexto en el que se produjeron los acontecimientos mediante fotografías, videos, prensa y sobre todo los propios exfutbolistas, lo que facilita que los residentes activen sus recuerdos y los enriquezcan, “como el de la temporada 1967/1968 del Valencia en el que marcamos 51 goles en Liga con 12 de Ansola”. Una vez recordados los hechos futbolísticos los psicólogos aprovechan la activación de la información de ese periodo histórico para que los residentes recuerden más datos biográficos de esa época: su familia, su trabajo, sus aficiones… Con estos datos se realiza un libro que al final de los talleres se les regala a los residentes como recuerdo vivo de la actividad.

El exfutbolista Vicente Guillot confiesa que los talleres han sido un reto, incluso para él: “He visto fotografías que no me acordaba de que existían”. Y hace hincapié en que la experiencia ha sido “fabulosa” y en la importancia de colaborar con las personas mayores.