CONSÚLTALO CON LA ALMOHADA

0
226

¿POR QUÉ LAS MEJORES IDEAS VIENEN JUSTO CUANDO NOS VAMOS A DORMIR?

La Real Academia de la lengua define dormir como “aquel reposo que consiste en la inacción o suspensión de los sentidos y de todo movimiento voluntario”. Para los más perezosos puede definirse como uno de los placeres más grandes, el antagonismo de los que padecen insomnio, que se enfrentan con desesperación a la llegada de la noche. Hay quien tiene el momento previo al sueño como un punto de inspiración, llegando incluso a dormir con una libreta cerca por si las ideas nos sorprenden entre las sábanas. Algunos de los descubrimientos más importantes de la historia han tenido lugar cuando sus protagonistas se disponían a verse las caras con Morfeo.

¿Es importante dormir?

Los expertos recomiendan dormir una media de 6 a 8 horas diarias para que tengamos un correcto descanso. En ocasiones nos enfrentamos a momentos en los que nos es imposible conciliar el sueño, se trata del temido insomnio. El insomnio es uno de los trastornos del sueño más comunes, y puede deberse a situaciones de estrés, malos hábitos alimenticios, consumo de alcohol, tabaco o drogas y por el efecto secundario de los medicamentos entre muchas otras causas.

Debemos descansar bien, el sueño es un estado fisiológico para la vida. Mientras dormimos se produce una interrupción temporal del movimiento, nuestro cerebro se relaja y se produce una actividad mental necesaria para que podamos mantener el equilibro físico y mental.

El sueño no es un proceso homogéneo, se organiza cíclicamente en varias fases. Hay que distinguir dos etapas o fases, la NO REM o fase de sueño lento y la fase REM o de sueño rápido. Estas siglas corresponden a su nombre en inglés Rapid Eye Movements, movimientos oculares rápidos. Los niños pequeños necesitan dormir 16 horas al día, los adolescentes 10.

La fase de sueño lento o NO REM se divide a su vez en cuatro fases:

  • Fase I: Esta fase se denomina fase del sueño ligero, ya que es el paso de la vigilia al sueño. En ese momento aún podemos percibir estímulos. El cuerpo comienza una distención muscular, la respiración se hace uniforme y la actividad de nuestro cerebro se va haciendo más lenta. Ocupa entre el 2 y el 5% del tiempo total del sueño.
  • Fase II: La actividad cerebral es aún más lenta. El sistema nervioso bloquea las vías de acceso de la información sensorial y se produce una desconexión del entorno. Los movimientos oculares desaparecen en esta fase. Dura aproximadamente una hora, el 50% del tiempo de sueño en un adulto.
  • Fase III: El sueño es mucho más profundo. Si despertamos durante esta fase nos sentiremos desorientados. No hay sueños durante esta fase.
  • Fase IV: El sueño es todavía más profundo que en la fase anterior. Necesitaríamos un fuerte estímulo para despertarnos. Puede haber sueños pero sin lógica.

La fase REM es la fase del sueño profundo. En esta etapa aparecen los sueños, con un hilo argumental. Se produce la relajación muscular total, sin embargo el resto de funciones corporales y neurológicas se activan. La actividad cerebral de esta fase es rápida. Es en esta fase en la que suelen aparecer las pesadillas.

Todas estas fases reciben el nombre de ciclo del sueño, que se repite unas cuatro o cinco veces cada noche. Durante las primeras horas de la noche vivimos cíclicamente las fases del sueño profundo, y en la segunda parte la fase REM, la de los sueños.

¿Por qué es un momento de inspiración intelectual el previo al sueño?

Aunque no seamos conscientes de ello el cerebro está en continuo escaneo de toda la información que nos rodea. Durante este proceso el cerebro va recogiendo una gran cantidad de datos que se han ido acumulando durante el día, y eso que sólo somos capaces de atender a una minúscula parte de estos datos. Existe un motivo. Cuando nos vamos a la cama nuestro cuerpo se relaja, y el cerebro disminuye la velocidad a la que trabaja. La actividad del cerebro es mucho más lenta, y es en ese preciso momento cuando nos permitimos prestar atención a los millones de datos que hemos escaneado a lo largo del día. Nuestra cabeza está relajada, y deja que toda la información fluya con detenimiento.


LA VIDA ES SUEÑO

Muchos artistas y personajes célebres aseguran que su momento de inspiración son los instantes antes de quedarse dormido. Que Gandhi obtuviera la inspiración para comenzar la protesta pacífica por la independencia de la India cuando se encontraba casi entre sueños no es una coincidencia. Alfres Adler, psiquiatra austriaco aseguraba que “durante el sueño se revela el problema vital del individuo en forma simbólica”. La historia hizo creer durante un tiempo que el cerebro se desenchufaba durante el sueño, entrando en un tiempo muerto en el que no pasaba nada. Muchos llegaron a pensar que dormir era una pérdida de tiempo, como Thomas Edison, pero los genios también tienen derecho a equivocarse, dormir es esencial para la salud y para el aprendizaje.Y es que ya lo dijo el poeta norteamericano Carl Sandburg, nada sucede a menos que primero sea un sueño.

Compartir
Artículo anteriorMARÍA DEL CARMEN LÓPEZ MORANO
Artículo siguienteLAS AVES
Ana Román
Licenciada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos. Especialista en temas de salud y en la comunicación a través de las redes sociales.