MAGNETOTERAPIA

0
92

En GRUPO BALLESOL llevamos 35 años al servicio de personas de la tercera edad con patologías muy diversas. Muchos de nuestros residentes acuden a nuestras residencias para recuperarse de sus patologías. Siendo de las más frecuentes las fracturas de cadera, enfermedades reumáticas degenerativas como la artrosis, artritis, dolores crónicos, inflamaciones, y demás. Por ello, es necesario que en los gimnasios de rehabilitación dispongamos de la última aparatología para dar el mejor servicio a los residentes y promover una rápida y buena recuperación.
Debido a su beneficio altamente demostrado, mediante estudios y día a día con nuestra experiencia y práctica clínica, en las residencias de grupo Ballesol utilizamos entre diversos métodos, los campos magnéticos para el tratamiento principalmente de consolidación  de fracturas, detener la evolución de la artrosis y mejorar la osteoporosis.
Los campos magnéticos juegan un papel fundamental en los procesos biológicos; basta pensar que tierra misma es un gran imán y que muchos seres vivos regulan sus vidas en relación a los cambios en el magnetismo de la Tierra. Estos campos aparecen de forma espontánea en la naturaleza y, del mismo modo, se pueden producir de manera artificial para promover diferentes efectos terapéuticos.
En el campo de la Fisioterapia esta aplicación se denomina Magnetoterapia.
La magnetoterapia es una terapia física basada en la aplicación de campos magnéticos en el cuerpo humano con el fin de mejorar componentes específicos como el dolor, la inflamación y el edema. Al principio se utilizaba casi en exclusiva como un tratamiento para favorecer la regeneración del tejido óseo, pero pasados los años se han comprobado los poderosos efectos de regeneración que tiene la magnetoterapia debido a los cambios fisiológicos que provoca en el organismo humano.
Entre sus indicaciones más importantes en el campo de la geriatría, encontramos: Ver tabla 1.

Estudios clínicos demuestran  su indicación en las tres patologías más frecuentes con las que nos encontramos en nuestros centros BALLESOL:

  1. Fracturas óseas: Ayuda considerablemente a la consolidación.
    Más del 95% de nuestros residentes que acuden a revisión con traumatología tras una fractura, ven como el hueso está consolidado lo suficiente y en línea, lo que reduce considerablemente el tiempo de puesta en carga en casos de fractura de cadera o disminución del dolor en otro tipo de fracturas como las vertebrales.
  2. Osteoporosis
    Estudios clínicos demuestran la mejora en la densidad del hueso tras varias sesiones de Magnetoterapia, ello conlleva a disminuir la fragilidad ósea ante un traumatismo.
  3. Artrosis
    Gracias a los campos magnéticos, se detiene en gran medida el proceso degenerativo-progresivo de deformación en las articulaciones. Principalmente rodillas (gonartrosis), vértebras lumbares y manos. Desde los departamentos de fisioterapia de los centros siempre recomendamos realizar entre 20-25 sesiones de magnetoterapia de barrido (de hombros hasta tobillos) al año, para ralentizar ese proceso artrósico tan invalidante a futuros para los mayores.

En cuanto a las contraindicaciones, las más importantes son  el portar marcapasos y las mujeres embarazadas.
Hay dos maneras de utilizar estos campos magnéticos:

  • Terapia de contacto o dirigida: Se emplean aplicadores flexibles o solenoides pequeños para el tratamiento de patologías localizadas. Posee excelentes resultados en cuanto al tratamiento de la inflamación y el dolor, garantizando una recuperación más rápida.
  • Terapia total o general: Se lleva a cabo usando solenoides deslizantes o portátiles de gran tamaño, colocados en una camilla, que son usados para tratar áreas extensas con efectos generales beneficiosos por todo el organismo completo. Estas son las más utilizadas en nuestros departamentos de fisioterapia.
    Cabe destacar que también se aplica en ortopedia, medicina deportiva, y por los profesionales que usan la terapia física instrumental en las diversas ramas especializadas. Teniendo en cuenta los efectos terapéuticos, se utiliza sola o en combinación con otros tratamientos.

    No se utiliza simplemente un campo magnético de baja intensidad y frecuencia muy baja, sino un conjunto de factores que optimizan tanto el modo de aplicación como los resultados terapéuticos:

  • Elección del campo magnético y de la forma de onda.
  • Modo de aplicación: contacto o dirigida, general o total.
  • Diferentes aplicadores con modo de tratamiento: manual o automático.
  • Equipos con diferentes modos de transferencia del campo magnético a los tejidos.

    Otras expectativas terapéuticas se pueden resumir en:

  • Tratamiento no invasivo e indoloro
  • Efecto analgésico, anti-inflamatorio y drenante
  • Acción reparadora de los tejidos, incluso los tejidos profundos

Por tanto, la magnetoterapia es una gran aliada contra el envejecimiento, la degeneración tanto ósea,  como de tejidos blandos como ligamentos, tendones y músculos en nuestros residentes.

Compartir
Artículo anteriorSancocho
Artículo siguienteFIESTAS PATRONALES
BALLESOL
Grupo Ballesol es la empresa dedicada y especializada en la gestión de residencias geriátricas para la Tercera Edad . Desde sus comienzos en 1.980 hasta el momento actual, el Grupo de residencias de mayores es fiel a su compromiso de dotar a sus clientes de los mejores cuidados y atenciones para que se sientan confiados, seguros y satisfechos