REJUVENECER ENTRE LAS MANOS

0
154

La gimnasia facial revoluciona la estética y la salud

Los españoles movemos el 60% de los músculos del rostro. Los japoneses sólo el 20%. El yoga facial retrasa las arrugas pero también tiene una finalidad terapéutica en casos por ejemplo de parálisis facial.

La piel se vuelve rozagante por el mayor flujo sanguíneo y la oxigenación; las cejas vuelven a arquearse; al mejorar la flacidez de los párpados, los ojos se ven más grandes y vivaces; la línea mandibular se afirma; desaparece la papada; el cuello se alisa. Hablamos de los resultados de la gimnasia, que como siempre, repercuten en nuestra salud y en nuestro bienestar personal. Hablamos de la gimnasia facial. ¿Por qué no dedicarle algunos minutos del día a ejercitar nuestros músculos faciales? Algunos profesionales afirman que la gimnasia facial puede sustituir a la cirugía plástica o al tan mediático botox.

La cara es otra parte del cuerpo formada por varios músculos. De hecho, en esta zona del cuerpo existen 57 músculos. Esta parte suele ser una de las más olvidadas a la hora de trabajar la musculatura del cuerpo. La gimnasia facial no es solamente un método estético a la hora de presentar una mejor imagen general, sino que se trata de un mecanismo terapéutico a la hora de mantener una perfecta salud muscular de la cara.

YOGA FACIAL

Las técnicas del también llamado yoga facial son sencillas, con unos simples ejercicios se consigue proporcionar elasticidad, tonificar y mantener desarrollada la musculatura de la cara, logrando reducir el proceso que sufre la piel de deshidratación con el paso del tiempo. Uno de los principales beneficios de la gimnasia facial es el de vencer a la fuerza de la gravedad que juega muy malas pasadas con el paso del tiempo. También lucha contra la flacidez y la distensión muscular que nos suele suceder a medida que pasa el tiempo. Otro de los beneficios que tiene la práctica de la gimnasia facial es la activación de la circulación sanguínea, presentando no solo un mejor aspecto muscular, sino un mejor estado de la piel. Además, esta mejora nos facilitará la absorción de las cremas y demás tratamientos que nos apliquemos a la cara a diario. Con la gimnasia facial se consigue soltar los músculos del rostro y alcanzar un mayor control sobre los mismos. La realización de los diferentes ejercicios para la cara nos ayudará a mantener una expresión más serena y menos forzada, consiguiendo una piel más tersa, elástica y con un mejor estado general.

Como toda gimnasia, los ejercicios hay que ponerlos en práctica. A continuación, vamos a adentrarnos en el mundo de este fitness milagroso. Las manos juegan un papel fundamental para poder desarrollarla.

CALENTAMIENTO

  • Presión: Para empezar, hay que despertar los músculos presionando diez veces los bordes de la cara, la parte inferior de los ojos y la zona del bigote.
  • Orejas: Presionar los bordes de las orejas, incluyendo el lóbulo, con el fin de estimular el organismo. Rodear las orejas con las manos en forma de abanico y empujar hacia delante. Repetir diez veces.
  • Manos: Calentar las palmas de las manos y pasarlas por el rostro. Cuello: Golpear suavemente en el cuello, pegando con el dorso de la mano derecha. Hacerlo de diez a doce veces seguidas.

FRENTE

  • Cejas: Elevar las cejas todo lo posible y presionar la frente con las palmas de las manos.
  • Entrecejo: Colocar los dedos índice y corazón sobre el entrecejo, presionando y relajando.
  • Alisar: Con ayuda de los nudillos de ambas manos, alisar la frente tirando de la misma hacia la sien y hacia arriba.
  • Sienes: Colocar las palmas de las manos justo encima de las sienes y presionarlas al mismo tiempo.
  • Cejas: Con el índice y el pulgar de cada mano, ir pinzando las cejas de adentro afuera.

MEJILLAS

  • Boca: Introducir los dedos pulgares en el interior de la boca y presionar las mejillas contra los dedos.
  • Pómulo: Colocar los dedos pulgares justo debajo del hueso que conforma el pómulo. Realizar tres series de siete ejercicios, relajando entre una y otra.

PÁRPADOS

  • Ojos: Recuperar la juventud de la mirada comienza por subir las cejas y el globo ocular, bajando las pestañas. Repetir cinco veces con ayuda de los dedos y otras cinco sin ellos.
  • Mirada: Subir la mirada y cerrar el ojo con el párpado inferior.
  • Relajar. Realizar diez veces con los dedos índice y corazón y cinco veces sin ellos.
  • Hueso: Presionar con la palma de las manos sobre el hueso orbicular inferior, justo encima del pómulo y abrir al máximo los ojos cinco veces. Relajar.

BOCA

  • Labios: Sacar los labios y la barbilla hacia afuera con ayuda de la presión de las palmas de las manos. Repetir diez veces.
  • Dentro: Introducir los pulgares en la boca y presionar hacia afuera mientras se hace fuerza hacia dentro con los labios. Realizar diez veces.
  • Bordes: Con la ayuda de los dedos índices de cada mano, ir presionando el labio y sacándolo hacia afuera, recorriendo toda su superficie.
  • Comisuras: Colocar los dedos índice y corazón sobre las comisuras labiales, apretar fuerte y hacer con la boca el gesto como si se fuera a dar un beso. Repetir diez veces.
  • Barbilla: Sacar hacia afuera los labios todo lo que se pueda y subir la barbilla, ayudándose con el índice y el corazón.

PAPADA

  • Estirar: Estirar el cuello lo máximo posible y, con los hombros rectos y erguidos, intentar desplazar la mandíbula todo lo que se pueda hacia delante. Repetir diez veces.
  • Articulación: Colocar las palmas de las manos sobre la articulación de los maxilares y presionar sobre ella varias veces al mismo tiempo. Hacer diez repeticiones.
  • Atrás: Con el cuello recto y los hombros bien alineados, rotar la cabeza hacia atrás e intentar subir la barbilla al máximo. Repetir el movimiento doce veces.
  • Nuca: Poner las palmas de las manos sobre la nuca y, con la espalda erguida, desplazar la cabeza hacia atrás mientras se presiona hacia delante con las manos. Repetir varias veces.

Con todos estos ejercicios, se puede lograr tonificar la piel sin gastar ni un céntimo en cremas caras, ni cirugías y lo mejor de todo es que los resultados son rápidamente visibles. Como en todo, la paciencia es la mejor aliada en esta tarea que precisa de mucha constancia y voluntad. Y no debemos olvidar que hay que hacer muchas muecas y sonreír mucho.