DOS GENERACIONES VIVIENDO JUNTAS EN BALLESOL

0
193

Padres e hijos que después de toda una vida juntos comparten la experiencia de convivir en un centro residencial Ballesol

Desde el inicio de nuestra vida la familia es el referente más importante que tenemos. Cuando somos niños el tiempo que ocupamos con nuestros padres es fundamental para el correcto desarrollo emocional, y pocas cosas podrán aportarnos tantos beneficios como su compañía. El mayor estímulo que podemos recibir durante el crecimiento es la diversión con los nuestros.

La participación social más frecuente en los mayores es la de la familia. Los encuentros familiares con nuestros mayores se fomentan por diversos motivos, eventos y actividades que Grupo Ballesol hace aún más especiales. Conscientes de la importancia de la familia, en sus residencias es fácil encontrarnos con varios casos de familiares conviviendo juntos. Padres e hijos que después de toda una vida junta comparten la experiencia de convivir en una residencia Ballesol. Y así lo cuentan:

Dª. Antonia Salas y D. Salvador Cordero, madre e hijo.
Ballesol Cerrado Calderón, Málaga

ATT00185Dª Antonia y D. Salvador son madre e hijo, y conviven juntos en Ballesol Cerrado Calderón desde inicios de 2015. D. Salvador llegó a este centro para pasar un tiempo de descanso en compañía de su esposa. Siempre ha sido un hombre activo, aficionado al buen vino y un trabajador infatigable en su empresa. Su día a día está ocupado por las actividades de le ofrece el centro y el trabajo en su propio ordenador, todo un ejemplo de actividad permanente.

Con la llegada al centro de Dª. Antonia, su madre, las prioridades de D. Salvador cambiaron. Aunque sigue siendo un hombre muy activo, reserva las tardes para pasarlas en compañía de su madre. El trabajo de D. Salvador le obligó en muchas ocasiones a tener que pasar tiempo fuera de España, la distancia hizo que tuviera que perderse grandes momentos con los suyos, pero su madre ejerció de ayuda incondicional para su esposa en el cuidado de su familia. Con su llegada a Ballesol, D. Salvador pudo devolverle esta dedicación a su madre. De entre las anécdotas más emotivas que han vivido juntos en el centro, destaca el 102 cumpleaños de Dª. Antonia, en el que toda su familia, hijos, nietos y biznietos celebraron unidos una fecha tan importante.

D. Nicolás y D. José Luis, padre e hijo
Ballesol Salamanca

IMG_0189_retoqDNicolás y DJosé Luis llegaron con una historia muy especial. Llevan dos años y medio residiendo juntos en Ballesol Salamanca. Padre e hijo decidieron trasladarse al centro para recibir los cuidados que DJosé Luis precisaba, y se embarcaron juntos en una nueva etapa en sus vidas, donde el cariño entre ellos es el protagonista diario. DNicolás asegura que su convivencia es amable y pese a las dificultades que puedan sucederse, lo más importante es seguir residiendo juntos.

Ballesol es un espacio lleno de oportunidades para ellos, quienes reservan siempre momentos del día para poder escuchar música juntos. Las circunstancias hicieron que el inicio fuera duro, pero ambos han vivido muy gratas experiencias juntos en el centro. Este padre e hijo que conviven juntos, no dudan en recomendar la estancia en Ballesol a quienes tengan la oportunidad de vivir esta etapa de su vida juntos.

El cariño es fundamental en este momento, y cuentan con el apoyo de todo el personal del centro, que está permanentemente volcado en su bienestar.

BENEFICIOS FAMILIARES

Si compartimos tiempo en familia obtendremos grandes beneficios, entre los que destacan:
  • El aumento  de nuestra confianza y autoestima. El amor que nos proporciona nuestro entorno más cercano nos hará fuertes, y logrará convertirnos en personas con gran autoestima.
  • Mejoramos nuestra comunicación. La relación con la familia nos hará capaces de mejorar nuestras relaciones sociales.
  • Creamos vínculos saludables. La familia es nuestro primer vínculo social, de nuestros familiares tomaremos el ejemplo para el resto de nuestras relaciones.
  • Aumenta nuestra felicidad. Los buenos ratos, el cariño de los nuestros, aumentan sin duda alguna, el grado de felicidad y alegría que sentimos.
Las relaciones familiares no sólo aportan beneficios a nivel emocional, nuestra salud física se puede ver favorecida positivamente.
Compartir
Artículo anteriorLeopoldo Abadia
Artículo siguientenunca es tarde para estar en forma
Ana Román
Licenciada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos. Especialista en temas de salud y en la comunicación a través de las redes sociales.