EL CEREBRO, SIEMPRE EN FORMA.

0
164

Los videojuegos para adultos poténcian la agilidad mental, contribuyendo al desarrollo cognitivo

Los videojuegos para adultos potencian la agilidad mental, contribuyendo al desarrollo cognitivo. El cerebro ha de permanecer activo a cualquier edad. El deporte, el ocio tradicional y ciertos videojuegos potencian la estimulación cognitiva y previenen el deterioro neurocognitivo. Estas actividades son recomendables para mejorar la calidad de vida de las personas mayores.

Lo importante es que las personas mayores no dejen de reforzar la actividad mental y cultivar el pensamiento

Existen muchas herramientas con software para la estimulación cognitiva; sin embargo hay pocas que incluyan un enfoque lúdico. Añadir el juego en el aprendizaje y el entrenamiento de la mente puede aportar mucho más que diversión. El mercado de la tecnología se abrió hace ya algunos años a un perfil de público inusual para dicho campo. Las personas mayores se han convertido en un filón notable para el mercado de los videojuegos. Ya no resulta tan extraño ver a un adulto sentado frente al ordenador, manejándose con él tan bien como su nieto. Desde hace un par de años, actores famosos y periodistas, que rozan o sobrepasan los 55 años, protagonizan anuncios de juegos electrónicos, haciendo hincapié en un ocio que permite entrenar al cerebro. Estos videojuegos mejoran la capacidad cognitiva del participante. Normalmente, este tipo de ocio digital incide en el uso de recursos cerebrales relacionados con la atención, el lenguaje, la memoria, el razonamiento, el cálculo, la toma de decisiones, la psicomotricidad o los procesos sensoriales, habilidades y aptitudes esenciales que hacen que el mayor esté lo más avispado posible. Se trata de un auténtico ejercicio mental. Este mercado presenta los videojuegos como instrumentos de fácil manejo para los adultos, eliminando poco a poco las barreras tecnológicas.

“Este mens sana incorpore sano se ha de completar con un ejercicio físico constante. Así se combate el sedentarismo”

Este mens sana incorpore sano se ha de completar con un ejercicio físico constante. Así se combate el sedentarismo tan frecuente hoy en día. Según los expertos, en los adultos de 55 años, el ejercicio físico produce cambios anatómicos en el nivel cerebral que mejoran la actividad cognoscitiva, es decir, el ejercicio físico también mejora áreas de la actividad cerebral superior, como la memoria, la capacidad de abstracción, el razonamiento, el juicio y las funciones de ejecución. Por ello, los médicos recomiendan una caminata de 45 minutos tres veces por semana, como mínimo, aunque siempre es más aconsejable pasear todos los días. De esta manera, se regeneran los procesos y las habilidades mentales que habitualmente declinan con la edad.

Las pruebas del entrenamiento cerebral con el ocio digital son evidentes, así lo revela un estudio norteamericano, coordinado por Arthur Kramer de la Universidad de Illinois (Estados Unidos) y profesor de psicología. Kramer y sus colegas se preguntaban si los videojuegos interactivos podrían beneficiar las funciones cognitivas que tienden a disminuir con la edad. En el estudio se citaba el videojuego “Rise of Nations” porque en él se les da a los jugadores puntos para construir ciudades y maravillas, también allí deben alimentar y emplear a personas virtuales, mantener y adecuar a los ejércitos y expandir su territorio. En el estudio los investigadores se valieron de 40 sujetos, 20 de los cuales recibieron 23 horas de entrenamiento en el videojuego, y 20 que no tuvieron entrenamiento. Así descubrieron que el grupo que había jugado al videojuego de estrategia había mejorado en muchas de sus habilidades cognitivas, ya que puntuaron mejor en diversos tests en comparación a cómo les había ido antes de las 23 horas de juego, y más en comparación al grupo que no jugó a nada. Lo que más mejoró fue la memoria y también su habilidad de razonamiento. En menor medida, también se intensificó la memoria visual a corto plazo.

“Lo importante es que las personas mayores no dejen de reforzar la actividad mental y cultivar el pensamiento”

Existen otros juegos como el Quadrónica que trata de encontrar cuadrados del mismo color que formen las aristas de un rectángulo. En principio, el número de colores que forman la variante completa es bajo, pero va aumentando conforme aumenta la dificultad. Arithmetics es otra opción que sugiere abordar la aritmética, sumas y restas con valores cuyo resultado será de dos cifras máximo y que incluyen multiplicaciones y divisiones con la misma regla: dos cifras en el resultado como máximo. Son algunos juegos electrónicos. Rompecabezas, sudokus, damas chinas, memoriza imágenes, busca números, adivina colores o test de inteligencia son otras dinámicas lúdicas que ayudan a mantenerse en forma mentalmente y además pasarlo bien.

Pero no todo es tecnología. Jugar al póquer también estimula el desarrollo de habilidades cognitivas y sociales. Su práctica ayuda a enfrentar el estrés y desarrollar la paciencia. El póquer no es un juego fácil, requiere una técnica y unas aptitudes para jugar y disfrutar de la rivalidad que se genera. El póquer involucra matemáticas, planificación y estrategia, sofisticados procesos mentales que estimulan la producción de más neuronas. Es un pasatiempo que siempre involucra complejidad, “porque participan personas con distintas capacidades,  ante lo cual las estrategias deben variar”, apunta Paul D. Nussbaum, experto en Alzhéimer de la Universidad de Pittsburg (Estados Unidos). Su práctica constante favorece el cálculo, la capacidad de análisis y la sociabilidad.

En definitiva, lo importante es que las personas mayores no dejen de reforzar la actividad mental y cultivar el pensamiento. El sudoku, una baraja española de cartas, un juego de la Nintendo o bien la lectura diaria del periódico o una novela activan el cerebro, y permiten al adulto desarrollar habilidades cognitivas y sociales.