MÁS PADRES QUE ABUELOS

0
206

LOS ABUELOS DE HOY OCUPAN UN PROTAGONISMO CLAVE EN LA VIDA DE HIJOS Y NIETOS

Podríamos titular este reportaje “Sin tí no soy nada” (título de una canción de Amaral) para reseñar que los abuelos de hoy son más que abuelos porque ocupan un protagonismo clave en la vida de hijos y nietos. La sociedad ha cambiado. Se está produciendo un fenómeno social propiciado, según los sociólogos, por la incorporación de la mujer al mundo laboral: son muchos los abuelos y abuelas que atienden y se responsabilizan del cuidado de sus nietos.

La última Encuesta de Mayores 2010 elaborada por el Ministerio de Sanidad y Política Social, reflejaba que la mitad de los abuelos españoles dedica más de seis horas diarias al cuidado de sus nietos.

Teniendo en cuenta este contexto, los abuelos pueden aportar a los nietos muchas cosas: tiempo, paciencia, experiencia, tolerancia, un sentimiento de familia y la valiosa posibilidad de diversificar sus relaciones de apego más allá de los padres. Además, la relación con los nietos se traduce en que los abuelos se sientan más útiles, con una mayor vitalidad y les ayuda a permanecer en contacto con el mundo que les rodea, según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG).

La Ley 42/2003, de 21 de noviembre, de modificación del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de relaciones familiares de los nietos con los abuelos, reconoce el derecho de estos a visitar a sus nietos, establece la obligación del juez de escuchar a los abuelos en los procesos de separación, y les concede prioridad sobre otros parientes e instituciones a la hora de reclamar la custodia del menor.

BENEFICIOS COMPARTIDOS

“Los abuelos vuelven a su infancia con sus nietos, juegan con ellos, reviven recuerdos felices y se sienten útiles. Por eso, los abuelos casi siempre dicen sí a lo que se les pide. Basta que se haga referencia al nieto para que el abuelo experimente una inyección de vitalidad y sea capaz de multiplicarse. Acordar el grado de compromiso, la dedicación que los abuelos asumen, es la primera regla de juego”, según matiza Joaquín Ibarra Huesa, pediatra y director de la Escuela de Estudios para la Salud de la Generalitat Valenciana.

Según la SEGG, las relaciones intergeneracionales también benefician notablemente a los pequeños, debido a que, mediante el contacto con sus abuelos, los niños viven nuevas experiencias, descubren tradiciones y nuevas aficiones. A pesar de los beneficios compartidos que existen en las relaciones intergeneracionales, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología recuerda que hay que tener presente que cuidar de los nietos debe ser una actividad placentera para abuelo y nieto, evitando que se convierta en una carga para la persona mayor, ya que esta situación puede conllevar, a la larga, problemas de estrés, ansiedad o depresión si los abuelos se ven sobrecargados de actividades con los nietos en detrimento de sus propias necesidades.

REIVINDICACIONES

“Los abuelos se han convertido en el colchón protector de muchas familias que, teniendo o no posibilidades de acceder a recursos de apoyo para el cuidado de los hijos, acaban recurriendo a los abuelos”. En épocas de crisis, esta situación se ve aún más reforzada. En este sentido, el pasado mes de junio, la coordinadora del Programa de Familia de la ONU, Renata Kaczmarska, propuso que se otorgaran subsidios a aquellos abuelos que cuiden de sus nietos para mejorar la conciliación laboral y la solidaridad entre generaciones.

Otro de los casos extremos y tristes para algunos abuelos reside cuando se producen las separaciones de los matrimonios jóvenes con niños en medio, situaciones en donde los abuelos y sus nietos están siendo enormemente perjudicados al impedírseles el trato cercano que ya tenían, antes del divorcio de los padres de sus nietos. Según fuentes expertas, en un 95% de las rupturas matrimoniales los jueces deciden que los hijos se queden bajo la guarda y custodia de la madre. En muchas ocasiones, cuando los divorcios no se han llevado de la mejor manera posible y la relación entre los “ex” no es cordial ni amistosa, la madre incumple el régimen de visitas para el padre de los niños y, por lo tanto, el padre no puede verlos y, como consecuencia, tampoco sus abuelos paternos.


DERECHO DE VISITAS PARA VER A SUS NIETOS

Hasta hace muy poco tiempo los abuelos no tenían más remedio que resignarse, pero ahora están reclamando ante los Tribunales y Juzgados su derecho de visitas para ver a sus nietos. Y tienen toda la razón de hacerlo, ya que el artículo 160 del vigente Código Civil Español reconoce expresamente que “no podrán impedirse sin causa justa las relaciones personales del hijo con sus abuelos y otros parientes y allegados”. Y el artículo 90 b) del Código Civil también contempla el régimen de visitas y comunicación de los nietos con sus abuelos, si con ello se beneficia a los menores.