UNA TARDE DE FÚTBOL, UN PARTIDO DE LEYENDAS

0
41

Residentes de Ballesol Valencia asisten como invitados
a uno de los actos del centenario del Valencia CF

Cien años de Leyenda futbolística y treinta de cuidados asistenciales y residenciales. La historia del Valencia CF en su centenario tiene muchas similitudes con el aniversario de Ballesol Valencia. Son parte de la historia de esta ciudad, de la Comunidad Valenciana, de los recuerdos de sus ciudadanos, de sus emociones y vivencias. Ambas entidades, que participan en la actualidad en el desarrollo de los talleres de reminiscencia basados en el fútbol, ampliaron este año su colaboración mediante la firma de un acuerdo, que permite la participación activa y presencial de Ballesol en diferentes actos enmarcados en el centenario del Valencia CF.

Por esta razón, el Director de Operaciones Zona Mediterráneo de Ballesol, Vicente Cuesta, y el presidente de la Asociación de Futbolistas de VCF, Fernando Giner, acordaron que Ballesol se convirtiese en “Centenari Partner del Valencia CF”. “La transcendencia social y humana de este tipo de acuerdos nos comprometen por historia y futuro con la Comunidad Valenciana y con nuestros valores institucionales, comprometidos con la sociedad”, coincidieron ambos representantes, que a su vez, anunciaron una de las acciones más emotivas a realizar: la asistencia al partido de las Leyendas del Valencia CF con motivo de su centenario, y que tuvo lugar el pasado 24 de marzo en Mestalla con la participación de más de 30 residentes, familiares y profesionales de Ballesol.

Aquella tarde en Mestalla

Algo debe de saber de fútbol D. Juan Carlos Valero cuando relata con detalle esta curiosidad. “Fass Wilkes era el único jugador del mundo capaz de hacer una pared consigo mismo”. La frase se hizo muy popular entre 1954 y 1956, años en los que este futbolista holandés jugó en el Valencia CF. Era un delantero de casi dos metros, concreta el residente de Ballesol Burjasot
para hacernos comprender su valencianismo de carnet. Como socio fue a todos los partidos que pudo. “Lo primero eran las obligaciones y la familia”, pero cuando podía se iba al campo de Mestalla. Ídolos ha tenido muchos, Puchades, Di Stefano, Kubala…Y seguro que alguno de ahora, aunque verlos por la televisión no sea lo mismo. En dos años que lleva en la residencia ha hecho de todo, pero nada tan emotivo como asistir al partido de las Leyendas del Valencia CF con motivo del Centenario del club. El día que se lo sugirió la directora de Ballesol Burjasot, María José Lassalle, no lo consensuó con nadie. Eligió a su hijo para que le acompañase. Recuerda que volver a Mestalla le emocionó. Andar por los aledaños, explicarle a su hijo cómo era un domingo de fútbol, sentir la emoción viva de una jugada, observar el sentimiento compartido de pertenencia a “una entidad que es mucho más que un club de fútbol”.

Vicente Cuesta y Fernando Giner, acordaron que Ballesol se convirtiese en “Centenari Partner del Valencia CF

Al entrar al estadio agitó su bufanda, se paró el tiempo y se trasladó a una de esas tardes en las que veía jugar a Badenes, Buqué o Pasieguito. Volviendo al partido de las Leyendas del centenario, se queda con todo. “No lo voy a olvidar nunca, fue muy emotivo cuando apagaron las luces, cantamos el himno e hicieron el castillo…”. Así se lo relató a los demás residentes de los centros Ballesol Valencia.

Como buena maestra Dª. Miguela Muñoz Luna sabe muy bien cuando hablar y escuchar. Aunque a ella lo que le gusta es conversar. Y vivir nuevas experiencias con emociones positivas. Lo deja muy claro con una expresión que parece haber repetido más veces. “Es evidente que somos mayores, pero también nos gusta salir, pasarlo bien y que nos traten con respeto y dignidad”. Hecho el inciso reconoce que el fútbol mueve emociones, que las agita a veces con efusividad, pero que genera experiencias de bienestar tan recomendables como la que vivió al asistir a Mestalla.

El día que Fina Mínguez, la directora de Ballesol Gobernador Viejo, y Pilar Sanz, la psicóloga del centro, la invitaron a ver el encuentro de las Leyendas, la vino un deseo y un recuerdo. “Que me acompañase mi hija y un partido entre el Zaragoza y uno de Holanda…”. Siempre se ha dicho que el fútbol es una fábrica de emociones e ilusiones y que el hombre las necesita para sujetar su vida. Dª. Miguela no ha llegado a tanto, pero sí ha sentido el cosquilleo y los nervios de una tarde vibrante, de reencuentros y nostalgias. Esa inquietud con la que acudió a Mestalla se disipó al instante. “Llegamos y empezaron a salir los jefes grandes…” en referencia a leyendas como Kempes, Guillot y Fernando Giner, de los que por cierto, guarda unas palabras de agradecimiento. “Cuando estuvimos en el pasillo para saludar a los jugadores, todos ellos se acordaron de nosotros de los talleres de reminiscencia y fútbol en la residencia”. Un gesto que les convierte en historia viva del Valencia CF como el favorito de esta residente. “A mí siempre me ha gustado Cañizares, creo que fue un gran portero y supo ganarse el cariño y respeto de la gente”. Así se despidió Dª. Miguela, bufanda al cuello y muy cerquita del terreno de juego, de las emociones, de los recuerdos.

REMINISCENCIA Y FÚTBOL

La Reminiscencia es una técnica que favorece la evocación de recuerdos y sucesos del pasado conectándolos con el presente. Además, estimula la expresión de vivencias pasadas, así como la capacidad de autorreconocimiento La finalidad que persigue esta técnica es conseguir fortalecer y consolidar la propia identidad de cada uno, frente a los cambios que supone el proceso de envejecimiento.

Trabajando así dos tipos de memoria: la semántica, mediante la que los residentes recuerdan información y momentos históricos relacionados con el fútbol y la memoria autobiográfica, tiene que ver con sus recuerdos, personales vividos en ese contexto histórico, como por ejemplo cenar en familia mientras veían el partido en familia o ir con los amigos a verlo a un bar… Dicen que recordar es volver a vivir, y eso rememora estas emociones y sentimientos, aumenta la necesidad de transmitirlos a los demás lo que conlleva una mejora la socialización entre residentes y un aumento de su autoestima.

Gracias a estos talleres los residentes hacen una lectura de su vida a través de recuerdos de fútbol, recuerdos positivos y alegres de su infancia, juventud y madurez, que han ido saliendo a lo largo de todas las sesiones. Pero si hubiera que destacar un momento estelar, sin duda fue el partido de las leyendas que se jugó en Mestalla. Ese momento, vivido en directo, hace aflorar todas sus emociones y sentimientos con más fuerza, la felicidad, que antaño sentían en el campo, resurge con todo su esplendor. Se refuerzan los lazos entre compañeros, y aparece un sentimiento de necesidad de compartir esa experiencia con su familia y con otras personas del centro que no asistieron al campo.

La emotividad de las anécdotas, la emoción de estar viviendo algo único, especial y esperado para los que han tenido el fútbol y el Valencia CF muy presente, fue una experiencia muy enriquecedora humana y profesionalmente. Fue impresionante cuando todos los residentes gritaron y ovacionaron “Kempes, Kempes, Kempes…” jugador que triunfó hará unos 40 años, y del que los residentes conocían su trayectoria. Otro momento muy especial sucedió cuando tuvimos la oportunidad de ver en directo a un ídolo como Santiago Cañizares, portero legendario del Valencia CF y la Selección Española. Es muy reconfortante experimentar los frutos de la estimulación cognitiva desarrollada en los talleres de reminiscencia basados en este deporte.

Personalmente, para todos nosotros, la experiencia de asistir a la zona mixta – espacio reservado a medios y personal del club- y ver salir a los jugadores, hablar con ellos, recordarles anécdotas, hacerse fotografías con todos ellos, fue un privilegio inmenso.

El partido de las leyendas ha conseguido reforzar la identidad propia de cada residente, los lazos afectivos familiares entre las distintas generaciones, mejorar la satisfacción con la vida y promover el envejecimiento activo. Gracias Valencia CF, nunca lo olvidaremos!!.